Aerolíneas

Los pilotos ceden beneficios salariales para ayudar a Spanair

Los pilotos de la sección sindical del Sepla en Spanair han decidido renunciar a sus privilegios laborales, que se reflejan en su convenio colectivo, para ayudar a dinamizar la viabilidad de la empresa. Aclaran, sin embargo, que esta cesión es temporal.

Más de nueve años de negociación del convenio colectivo de los pilotos de Spanair están sobre la mesa. Los representantes del Sepla en la empresa, que representa al 80% de sus pilotos, han cedido 'temporalmente' parte de los beneficios laborales por los que han batallado desde 1999 para garantizar la operatividad de la compañía.

En concreto, los pilotos están dispuestos a ver trastocado su régimen de trabajo y descanso para que la empresa pueda disponer de más tiempo de sus trabajadores, dentro de los límites que establece la normativa de Aviación Civil. También han renunciado a los plazos mínimos por los que tienen que ser avisados de los vuelos que tienen que operar. Desde el Sepla aseguran que con esta decisión pretenden ser más flexibles con la compañía para garantizar la viabilidad.

Javier Navas, portavoz del Sepla en Spanair, remarcó ayer que ellos han puesto todo lo que tienen (los beneficios laborales de su convenio colectivo) para arrimar el hombro y facilitar las cosas ante la actual situación crítica de la deficitaria compañía. Situación que se ha visto agravada desde el accidente que el 20 de agosto se cobró la vida de 154 pasajeros de Spanair. 'Nosotros dejamos que utilicen estos beneficios como quieran, si no saben utilizarlo ya es cosa suya' puntualizó Navas.

Los ingresos caerán hasta 60 millones por la menor demanda tras el accidente

A pesar de esta voluntad de colaborar, la sección sindical de Sepla en Spanair reiteró ayer su desconfianza hacia los actuales gestores de la compañía. Por otra parte, ya habían manifestado en numerosas ocasiones que la empresa estaba incumpliendo el convenio colectivo firmado con los pilotos.

Indemnizaciones por despido

En la reunión que Spanair mantuvo ayer con la mesa de negociación para abordar el expediente de regulación de empleo (ERE) se habló por primera vez de las indemnizaciones por despido que afectará a cerca de 1.200 trabajadores. En este sentido la empresa presentó ayer su oferta económica para los despidos y los traslados geográficos, que supondrá un coste total de 20 millones de euros para la compañía.

La empresa ofreció a los trabajos afectados por el ERE una indemnización de 25 días por año trabajado con un tope máximo de 12 mensualidades (un 25% más que el mínimo exigido por la ley). Los traslados geográficos, propiciados porque tras el plan de viabilidad sólo permanecerán activas las bases de Madrid y Barcelona, serán recompensados con 4 meses de sueldo fijo bruto. Ambas medidas son 'insuficientes' según el Comité de Empresa.

Spanair, que tras el accidente del 20 de agosto ha visto mermado su pasaje, se planteó la posibilidad de adecuar los ajustes del plan de viabilidad al nuevo escenario de mayores pérdidas (han estimado que los ingresos caerán de 30 a 60 millones debido a la caída de la demanda tras el accidente). Sin embargo se descartó la idea porque no había tiempo para ajustar el posible nuevo plan.

El plan de viabilidad sigue su curso

Tras el parón de tres semanas justificado porque primó la gestión de la crisis de la compañía tras el accidente aéreo de Barajas, la directiva de Spanair y la mesa de negociación se sentaron nuevamente ayer a debatir sobre el plan de viabilidad en el que está sumido la empresa y que supone el despido de cerca de 1.200 trabajadores.

En la reunión se acordó, entre otras cosas, seguir el calendario que tenían previsto antes del fatídico 20 de agosto. Cumplir con la agenda supondrá que el lunes que viene dejen de operar 8 de los 15 aviones de los que la aerolínea planeaba deshacerse para reducir costes. Sin embargo, las condiciones del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) han comenzado a discutirse esta semana, por lo que gran parte d el personal recibirá sueldo sin estar trabajando durante un mes como mínimo.