Mercados

Wall Street desinfla las Bolsas por el temor a más víctimas financieras

Wall Street frustró ayer otro rebote de las Bolsas. El Ibex bajó un 1,77%, arrastrado por el temor a más víctimas de la crisis en el sector financiero y la caída de las energéticas. La fugaz reacción ante las intervenciones de las autoridades de EE UU ha sido algo habitual en los últimos 12 meses, pero no en la misma magnitud. El Ibex ha respondido con subidas de entre el 2% y el 7%.

Las Bolsas se ajustaron ayer al guión y, según habían vaticinado los expertos, corrigieron parte de las subidas cosechadas el lunes, un día después de que el Tesoro estadounidense anunciara que iba a intervenir a las dos mayores sociedades hipotecarias del país, Fannie Mae y Freddie Mac.

El Ibex perdió un 1,77%, arrastrado por la apertura bajista de Wall Street y los descensos de las energéticas como Iberdrola y Repsol La primera restó más de 45 puntos al índice y la segunda casi 35 puntos. En Europa, las caídas fueron más moderadas al oscilar entre el 0,48% del Dax alemán y el 1,08% del Cac francés. En EE UU, el Dow Jones cedió un 2,43%, el S&P un 3,4% y el Nasdaq, un 2,6%.

Es la reacción que ha imperado en los últimos 12 meses. Durante este tiempo, a una actuación de emergencia de la Reserva Federal o del Tesoro estadounidense le ha seguido un intermitente rebote del Ibex, de entre el 2% y el 7%, que apenas ha durado una semana.

Así ocurrió cuando la Fed acudió al rescate de Bear Stearns con la ayuda de JPMorgan para evitar la quiebra de este gigante de la banca de inversión y su contagio al resto del sistema financiero. Al día siguiente del anuncio de la medida, un fin de semana a mediados del pasado marzo, el Ibex se dejó un 2,81%, aunque en las diez jornadas bursátiles posteriores acumuló un alza del 6,28%.

Más espectacular fue la respuesta a la decisión del Tesoro de EE UU de proporcionar liquidez a Fannie Mae y Freddie Mac el pasado 14 de julio. En tres días, el índice selectivo se apuntó una mejora del 6,67%. De hecho, este balance hubiera podido ser aún mejor en el caso del mercado español si no hubiera coincido con la suspensión de pagos de Martinsa Fadesa.

Otras soluciones para paliar la crisis de liquidez que azota el sistema financiero desde hace más de un año han obtenido, sin embargo, un impacto más limitado en los mercados y con una duración más corta. El recorte de 0,75 puntos en los tipos de interés decretado por la Fed en enero para frenar el desplome de las Bolsas logró su objetivo, aunque la subida en las cuatro jornadas siguientes se limitó a un 4,08% en el Ibex.

La rebaja del tipo de descuento de hace algo más de un año propició un repunte de sólo el 2,07%, mientras que la acción concertada de los bancos centrales para garantizar la liquidez de diciembre provocó un avance del 2,46% en dos días.

Los expertos esperan que en esta ocasión las Bolsas repliquen estos comportamientos. De momento, y tras el retroceso de ayer, el Ibex 35 todavía se encuentra un 1,88% por encima de los mínimos que tocó el pasado viernes, jornada en la que el índice cerró en 11.139,7 puntos, la cota más baja en dos años.

Según Jesús Muelas, director de análisis de GVC, la intervención de Fannie Mae y Freddie Mac no va a conseguir eclipsar las noticias negativas del terreno macroeconómico, pero si el mercado piensa que existe la voluntad por parte de las autoridades de arreglar la situación sí puede convertirse en uno de los pilares para construir el suelo en las caídas del sector bancario.

La mayoría de los expertos considera que las Bolsas necesitan que mejoren las perspectivas de las principales economías mundiales y que se recobre la confianza sobre las entidades financieras. Entretanto, los analistas afirman que la resistencia de los 12.000 puntos del Ibex actuará como un freno a un cambio de tendencia del mercado, que es bajista.

Algo que, de momento, no ha sucedido. Ayer, Lehman, otra de las entidades bajo sospecha, se desplomó otro 45%, hasta los niveles más bajos desde octubre de 1998, tras anunciar que las conversaciones con el banco surcoreano para su compra han fracasado.

El dólar hace un alto en el camino

La divisa estadounidense se tomó ayer un respiro en su escalada frente al euro. Llegó a caer a 1,422 dólares por euro, después de haber alcanzado un máximo durante la jornada de 1,4047. A última hora, el día quedaba en tablas al situarse en 1,413 dólares. Una corrección que se acentuó tras conocerse que la venta de viviendas pendientes en EE UU disminuyó más de lo previsto el pasado mes de julio. Algunos expertos consideran que la remontada del billete verde ya no tiene marcha atrás, siempre y cuando las previsiones del mercado apunten a una mejora de la situación económica en EE UU y se confirmen las expectativas de un descenso de los tipos de interés en la zona del euro.

Otros analistas, por el contrario, opinan que la recuperación del dólar todavía no se consolidará y no descartan que la moneda norteamericana regrese a la zona de 1,48 unidades.