Bolsa

Semana crucial para el Ibex tras cerrar el viernes en mínimos del año

La Bolsa española arranca una semana muy complicada. La pérdida de los 11.200 puntos (el viernes cerró en 11.131,7 puntos, tras bajar un 4,84% en las cinco jornadas) podría precipitar al Ibex 35 hasta los mínimos de julio, alcanzados intradía el 15 de julio en 10.932 puntos, según los analistas técnicos.

Si rompe este soporte, el índice selectivo podría agudizar su caída. De momento, el viernes llegó a situarse en 11.120 puntos, aunque terminó un 1,9% por encima de los mínimos de julio.

'Existe ahora más probabilidad de rotura inferior del rango lateral en próximas sesiones, con objetivos en 10.932 y 10.700', comenta Banco Urquijo en un informe.

Esta situación se puede acelerar si se confirman los rumores que han salpicado el mercado la última semana, con continuos comentarios de que muchos hedge funds estaban deshaciendo posiciones para hacer frente a sus pagos pendientes y que estos movimientos podrían continuar esta semana.

El siguiente soporte estaría en torno a los 10.600 puntos, según los expertos

Los expertos insisten en que la tendencia de fondo del mercado sigue siendo bajista y cualquier noticia negativa provoca bruscas oscilaciones. Los desencadenantes de los descensos la semana pasada fueron los desfavorables datos económicos en Estados Unidos (datos de desempleo en agosto) y el regreso de las incertidumbres sobre el sector financiero. Los inversores temen que la crisis de liquidez que dura ya más de un año pueda agravarse en los próximos meses, lo que complicaría aún más la delicada situación de las entidades financieras.

Por este motivo, entre los mayores descensos del mercado figuraron los bancos. Bankinter perdió en la semana un 7,7%, Popular un 6,78% y Banesto, un 6,1%. La banca mediana se vio especialmente castigada por varias recomendaciones negativas de firmas de análisis. Pero los grandes tampoco escaparon a la presión de las ventas. La cotización de Santander cedió un 4,55% y la de BBVA, un 3,46%.

Esta semana se conocerán datos de actividad en la zona euro, que darán nuevas pistas sobre la magnitud de la desaceleración en las principales economías de la región. El mercado, sin embargo, estará más pendiente según los expertos de las noticias que puedan surgir dentro del panorama financiero, así como de la evolución del precio del petróleo y otras materias primas, después de la fuerte corrección sufrida en los últimos días.

Si el Ibex se precipita hacia los mínimos de mediados del mes de julio y no consigue rebotar, los analistas técnicos afirman que los siguientes soportes del índice español estarían situados en los 10.600 y 10.450 puntos, una cota que podría abrir la puerta hacia los 9.400 puntos. En el último caso se trata de niveles de enero de 2005. La referencia de los 12.000 puntos, añaden, parece por ahora algo inalcanzable.