Pequeños gigantes

118 años de banca

Esfuerzo. Con más de un siglo de historia, Banca Pueyo hace, desde Extremadura, de la cercanía y el trato personal los mejores activos para competir con los gigantes financieros.

A la sede central, lugar de toma de decisiones, de Banca Pueyo se accede por una puerta lateral del edificio que alberga también la primera oficina de este banco, en la calle Virgen de Guadalupe, en el centro de Villanueva de la Serena (25.318 habitantes, al noreste de la provincia de Badajoz). Las dependencias son sobrias y funcionales, sin alardes, como si se quisiera ya de entrada transmitir el mensaje de que allí se está para trabajar y no para impresionar al visitante.

En ese edificio, comprado por 12.500 pesetas -entonces la calle se llamaba Tiendas- fue donde se instaló hace 118 años Javier del Pueyo y Pueyo, para montar, en colaboración con sus hermanos Fernando, Catalina, Casto y Pantaleón, una oficina que financiase las transacciones ganaderas y, en especial, el boyante comercio lanar de la zona.

Ambas circunstancias, arraigo al territorio y carácter familiar, son las que han marcado las señas de identidad de este pequeño banco extremeño. Hoy, con el gobierno de la sociedad a caballo entre la tercera y la cuarta generación Pueyo y un volumen de negocio que supera los 1,3 millones de euros, la entidad mantiene esta esencia, sin descuidar la gestión que le permite mantener la independencia en un sector dominado por las grandes corporaciones.

La entidad genera un volumen de negocio de 1,3 millones de euros

El banco como tal nacería en 1956, y su primer presidente fue Ricardo del Pueyo. Dos años después, el cargo pasa a manos de Petra Cortijo, y durante una década se da una circunstancia novedosa: todo el consejo de administración estuvo formado por mujeres.

Según señala Francisco Javier del Pueyo Villalón, director general adjunto y representante de la cuarta generación, tras la constitución de la sociedad anónima, el siguiente gran salto en la historia de la entidad se da en los años ochenta, con la toma de control del banco por parte de la tercera generación. 'Se decide constituir una banca regional, y así empieza una expansión que haría a Banca Pueyo pasar de las seis oficinas que tenía en 1985 a las 50 con que cerró 2003'.

Esta estrategia se solapa con la iniciada a comienzos de este siglo, consistente en la expansión fuera de Extremadura, proceso que hará que a cierre de 2008 el banco cuente con 80 oficinas, cinco de ellas en la Comunidad de Madrid (dos en la capital y tres en ciudades del sur de la región) y una en Sevilla.

Con todo, y según explica el director adjunto, no es el crecimiento en número de sucursales el objetivo central, sino dar continuidad a un modelo de banca que permita sostener la trayectoria seguida hasta ahora. Tal y como apunta, para mantener la independencia frente a la gran banca, el único secreto es 'hacerlo bien, lo que permite que los accionistas tengan vocación de permanencia, porque si su patrimonio se gestiona adecuadamente no tienen motivos para salir de la sociedad'.

Activos

En cuanto a la clientela, la clave está 'en la cercanía, en la proximidad, en lograr que conozcan personalmente a los directivos de la empresa, que sepan quién gestiona su dinero, y eso es un activo que quizá otros, por su tamaño, no pueden dar'.

Esta proximidad es además, según explica Francisco Javier del Pueyo, un camino de ida y vuelta, 'puesto que nosotros también conocemos al cliente y sus circunstancias personales, ya sean personas físicas o jurídicas, y de esta manera podemos actuar y ayudar a sacar adelante proyectos que, si se aplicase únicamente el scoring (procedimiento automatizado de evaluación de riesgos), seguramente no tendrían posibilidades'.

De este modo, el personal de las oficinas de Banca Pueyo está plenamente integrado en el territorio donde desarrolla su actividad, en muchos casos pequeñas poblaciones. Este modelo vale también para la expansión fuera de Extremadura. 'En las grandes ciudades trasplantar este modelo nuestro es más difícil, porque la relación es más impersonal, pero también es cierto que, si se logra, si se da al cliente la misma sensación de cercanía, de que le conoces y le comprendes, se valora muchísimo. La acogida está siendo extraordinaria'.

El mismo planteamiento serviría para afrontar la competencia con la banca exclusiva a través de internet o por teléfono, sin oficinas. 'No descuidamos las inversiones en tecnología ni la adaptación a los nuevos tiempos. De hecho, desarrollamos un completo servicio online a través de e-pueyo, servicio con el que 8.000 clientes se comunican a diario con el banco. Estamos en vías de abrir canales mediante el móvil, pero hay muchas cuestiones, como por ejemplo el tema del scoring que comentaba antes, que no se pueden resolver por internet, o aquellos clientes que necesitan explicar su proyecto, dar a conocer sus peculiaridades. Sólo por la red no se puede llegar a ese grado de contacto', indica Del Pueyo.

Por otro lado, asegura que la actual crisis económica -donde se mira hacia la banca acusando a este sector de haber cerrado el grifo de los créditos y agravado la caída de la economía- está siendo afrontada por Banca Pueyo con tranquilidad y con los mismos parámetros que han marcado su trayectoria. De este modo, explica que la inversión crediticia no sólo no se ha recortado, sino que ha aumentado en el primer semestre de 2008 un 15% respecto al mismo periodo de 2007. Todo ello manteniendo una tasa de morosidad del 0,5%, aproximadamente la tercera parte de la media nacional y un ratio de cobertura de morosos del 400%, el doble de la media.

'Hemos venido haciendo una adecuada gestión de liquidez, y siendo prudentes antes, podemos ahora atender las necesidades financieras de los clientes. Es lógico evaluar con rigor los riesgos en situaciones de crisis, porque somos responsables de la gestión de los depósitos. Pero nuestra actuación no ha variado, nos comportamos con prudencia desde siempre, y por ejemplo no hemos entrado en la financiación de suelo, de modo que podemos decir que estamos en la mejor posición de la historia del banco en cuanto a liquidez'.

"La entrada del portugués Banif no ha variado el modelo de gestión"

Hasta hace algo más de año y medio, Banca Pueyo mantenía en su accionariado la estructura cien por cien familiar, con el capital en manos de nueve hermanos. Sin embargo, desavenencias internas hicieron que tres de los accionistas se plantearan abandonar la entidad, con lo que se llegó a un punto en el que el futuro del banco podía verse comprometido.

El conflicto se saldó finalmente con la venta a la sociedad portuguesa Banco Internacional de Funchal (Banif) del 33% del capital de la entidad. Por su parte, el banco luso andaba en esos momentos a la búsqueda de socios en España, por lo que aprovechó la ocasión.

Según Francisco Javier del Pueyo, la entrada de capital foráneo 'no ha supuesto ningún cambio en la gestión', ya que la mayoría del accionariado sigue en manos de la familia. Si acaso, el director general adjunto destaca de la firma bancaria, al margen del 'orgullo porque una entidad así quiera compartir nuestro modelo de hacer banca', las nuevas posibilidades que abre esta alianza, 'dadas las vinculaciones comerciales existentes desde siempre entre Extremadura y Portugal'.

Esta alianza permitirá, en esta nueva etapa, buscar ventajas para los clientes del banco extremeño en el país vecino y canalizar, a su vez, la inversión lusa en Extremadura. 'Estamos articulando las medidas para sacar partido a esta situación, y de hecho Banif está abriendo una oficina en Elvas (ciudad portuguesa próxima a Badajoz) para reforzar los mecanismos de contacto entre clientes'.

Lo que sí descarta de momento la dirección de Banca Pueyo es dar entrada a nuevos socios o vender la entidad a algún gran grupo. 'Estamos muy cómodos con la situación actual, y si la empresa va bien y ofrece rendimientos, como es el caso actual, ningún accionista se planteará salir. Y esto es por lo que luchamos cada día', explica Francisco Javier del Pueyo.

Datos básicos

Números

Banca Pueyo cerró el último ejercicio con 742,5 millones de euros en depósitos y 585,8 millones de euros en inversión crediticia. En el primer semestre del año 2008 los créditos han subido un 15%. La previsión que hace la empresa indica que al cierre de este año los recursos se incrementarán un 12,5% respecto al ejercicio precedente.

Oficinas

Actualmente, el banco extremeño cuenta con 78 sucursales, que serán 80 a final del año 2008, de las que 72 están en Extremadura, el resto en Madrid y otra en Sevilla. Actualmente, dispone de 220 empleados.

Beneficios

El resultado neto de la entidad fue en el pasado ejercicio de 9,2 millones de euros, lo que supone un 57,2% más que en 2006. Este incremento de beneficios mantiene la tendencia al alza de los últimos años, ya que hace apenas cinco ejercicios el resultado neto quedó en 2,6 millones. De forma paralela, la tasa de morosidad, pese a la crisis, va en descenso y ha pasado del 0,71% en el ejercicio de 2002 al 0,41% en el año 2007.

Clientela

En este momento, el banco cuenta con una cartera de 108.000 clientes, de los que el 93% son extremeños, sobre todo personas físicas y pequeñas y medianas empresas. Además, en este ejercicio y el próximo Pueyo quiere centrarse en su expansión regional y sólo se plantea abrir nuevas sucursales fuera de Extremadura a partir de 2010. En lo que se refiere a la banca electrónica, cada día es utilizada por 8.000 clientes, y el número de transacciones por este método ha crecido en 2007 en más de un 28%, a lo que ha contribuido el plan de renovación tecnológica iniciado en el año 2004. Ahora trabaja en la tecnología que permita interactuar con el banco a través del móvil.