Cinco Red

Google hace valer su fuerza con Chrome

El envío involuntario de un cómic publicitario de Google desvelaba el pasado martes, horas antes de lo previsto, la baza tecnológica más importante que maneja el gigante de internet en su feroz lucha contra Microsoft. Un cómic, no tan divertido como las historietas de los famosos Mortadelo y Filemón, pero que en su interior llevaba escondida una bomba de relojería. Su nombre: Chrome. En principio, un mero navegador. Pero con el que Google no sólo aspira a competir con el navegador Internet Explorer, de Microsoft, sino también con su todopoderoso sistema operativo Windows, actualmente presente en más del 90% de los PC del mundo.

La sorpresa fue aún mayor si se tiene en cuenta que unos días antes el famoso buscador renovaba su apuesta por el navegador Firefox de Mozilla, hoy el principal rival del Explorer. Google, de hecho, se comprometía a mantener su apoyo financiero a este proyecto hasta 2011.

La compañía de Sergey Brin y Larry Page ha resucitado con Chrome el viejo sueño de empresas como Netscape, Oracle o Sun Microsystems, a finales de los años 90, de que la red es el ordenador (frase acuñada por Scott McNealy, fundador de Sun). La propia Netscape apostó por una tecnología que permitiría a su navegador constituirse como sistema operativo. Una estrategia que Microsoft frenó en seco integrando gratuitamente su Explorer en Windows, una maniobra que provocó la desaparición de Netscape, que fue engullida por AOL.

GOOGLE 1.198,45 1,77%

Las tres empresas demuestran ahora que su idea era muy visionaria, pero que se adelantaron a su tiempo. Hace 10 años, ni había las infraestructuras de banda ancha actuales ni las aplicaciones web ya establecidas. Google, en cambio, se encuentra resueltos esos obstáculos y cuenta con un músculo financiero (su tesorería a 30 de junio era de 12.700 millones de dólares tras haber generado en su segundo trimestre 1.770 millones) muy por encima del que disponía Netscape, además de una marca reconocida globalmente.

'Ciertamente Chrome tiene que correr sobre un pequeño sistema operativo que lo conecte con el ordenador y gestione los recursos físicos de la máquina, pero Google ha logrado con su navegador restar valor al sistema operativo', asegura Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, quien habla abiertamente del inicio de la 'guerra de los navegadores como sistema operativo'. Este experto recuerda que los usuarios de las nuevas tecnologías pasan el 90% de su tiempo trabajando desde un navegador.

Precisamente, en esta misma línea, Tristan Nitot, presidente de Mozilla Europa, aseguró a El País tras el lanzamiento de Chrome que con este movimiento Google trata de sortear una de sus debilidades: 'La mayoría de la gente usa los servicios de Google a través de Internet Explorer. Una situación incómoda para ellos'.

Eric Schmidt, consejero delegado del gigante de internet, afirma que 'el navegador es una importante plataforma de aplicaciones web', y que 'la guerra de los navegadores de hace 10 años era correcta, porque el navegador es clave'. En una entrevista con Financial Times, el directivo señala que 'las cosas han cambiado en los dos últimos años... Se están construyendo potentes aplicaciones que corren sobre los navegadores y los navegadores actuales, en particular el Explorer, no tienen capacidad para sostener esas aplicaciones'.

Aplicaciones web

Google insistió durante la presentación de Chrome que su navegador era mucho más rápido, estable e intuitivo que los existentes. En Madrid, Hugo Barra, director de Productos de la compañía, hizo una demostración donde se vio que el nuevo ingenio de su firma resulta entre 10 y 15 veces más rápido que Firefox y 100 veces más que Explorer 7. Barra reconoció que Chrome -que en 24 horas se ha hecho con el 2% del mercado global- está muy ligado a la apuesta de Google por las aplicaciones web, un área donde su compañía pelea por desplazar del liderazgo a Microsoft.

El ex analista de Merrill Lynch, Henry Blodget, señala que 'en dos años el usuario no se descargará el navegador de Google, sino el software de Google, que incluirá su navegador, su soluciones ofimáticas, su buscador, su programa de geolocalización'. Habrá que esperar a la respuesta de los usuarios y de los competidores.

¿RIESGO DE MONOPOLIO?

Algunos expertos han advertido del riesgo de que Google implante un monopolio en internet. Enrique Dans ve una diferencia frente al criticado dominio de Microsoft: 'Usar o no Google es cuestión de un clic, y es voluntario. Pero durante años ha sido casi imposible comprar un PC sin Windows o desinstalarlo una vez adquirido'. Microsoft dice confiar en que los reguladores 'vigilen como hicieron en el pasado a las empresas que puedan crear situaciones de dominio'.

El gigante se defiende con el Explorer 8 y los servicios web

Tras el anuncio de Google, Verónica Olocco, directora de la división de Windows Cliente en España, comenta a CincoDías que un futuro donde la presencia de la web es crítica 'no es incompatible con la estrategia de Microsoft'. 'Nuestro modelo de negocio está en plena evolución y ya en la actualidad ofrece una combinación del modelo tradicional de software de cliente con un modelo orientado a servicios web, y solventados económicamente a través de publicidad online', añade.

Frente a la ofensiva de Google con Chrome, Microsoft está convencida de que los usuarios optarán por el nuevo Explorer 8. La firma defiende las ventajas de su navegador (en fase Beta 2), señalando que es más rápido, seguro y fácil de usar. Microsoft destaca la introducción de la herramienta InPrivate Browsing, que permite al internauta mantener en privado su actividad en la red, puesto que, al activarse, el PC no mantiene registros al finalizar la sesión. Además, incluye la función InPrivate Blocking que impide que terceros sepan que sitios ha visitado el usuario.

Chrome, sometido al examen de los expertos

Sin dejar rastro. Chrome permite navegar por la red sin que se almacene ningún registro de la navegación y da opción de borrar las cookies, la caché o el historial de una sesión.

Sólo para Windows. El nuevo navegador de Google no puede utilizarse por ahora con ordenadores Mac o equipos que lleven el sistema operativo Linux.

Pestañas independientes La navegación es por pestañas como en Firefox y cada una funciona de forma independiente. Así, si una pestaña se bloquea el usuario puede seguir trabajando con normalidad en el resto de las ventanas.

Minimalista David Pogue, de The New York Times, señala que Chrome es minimalista en extremo.

Direcciones web y buscador Chrome combina el cuadro de búsqueda y la barra de direcciones. Ello permite al navegador sugerir consultas según empieza a escribir el usuario y ayudarles a encontrar URL.

Más control del usuario Algunos expertos alertan de que Google podría controlar la ruta y búsquedas del usuario.

Navegación segura La barra de navegación de Chrome cambia el color de las direcciones cuando se entra en una URL segura.

Primer agujero Expertos en seguridad han detectado su primer gran fallo, una vulnerabilidad que permite que un hacker ejecutar una aplicación sin el conocimiento del usuario.