Previsiones

'The Economist' rebaja el crecimiento español al 1,4% en 2008 y no descarta una tasa negativa en 2009

La publicación británica The Economist rebajó hoy dos décimas sus previsiones de crecimiento de la economía española para 2008, hasta el 1,4% desde el 1,6% previsto anteriormente, al tiempo que redujo cuatro décimas la estimación para 2009, hasta el 0,6%.

Las nuevas previsiones son el resultado de una media entre las estimaciones más pesimistas y las más optimistas para los dos próximos años. Así, la publicación dibuja una horquilla de crecimiento para 2008 que se mueve entre 0,6% y el 1,8%.

En cambio, en 2009 The Economist asegura que el crecimiento de la economía española se moverá en otra horquilla que contempla, como planteamiento más pesimista, una tasa negativa del 0,7%, y como más optimista, un crecimiento del 1,6%.

Por debajo de las previsiones del Gobierno

Estas previsiones están por debajo de las últimas estimaciones que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero hizo públicas en el mes de julio y que sitúan el crecimiento del PIB en el 1,6% en 2008 y en el 1% en 2009.

Aún así, no son las más pesimistas, ya que ayer mismo la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) rebajó sus previsiones y estimó un crecimiento del 1,1% en el presente ejercicio y una contracción del mismo del 0,5% el año próximo.

En cuanto a la evolución de los precios en España, la publicación semanal británica prevé que la inflación cierre el año en el 4,5%, por encima de las estimaciones del propio vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes que, en numerosas ocasiones, ha confiado en que los precios se sitúen por debajo del 4% en 2008.

Estimaciones para la zona euro

Por otro lado, The Economist' ha rebajado también las estimaciones de crecimiento para los dos próximos años en la zona euro. En este caso, las nuevas previsiones suponen una rebaja de tres décimas tanto para 2008 como para 2009 y sitúan el incremento del PIB en el 1,3% en el presente ejercicio y en el 0,9% en 2009.

La horquilla que dibuja la publicación para la zona euro oscila entre el 1,2% y el 1,6% en 2008, mientras que sitúa el crecimiento de entre el 0,1% y el 1,3% en 2009.

Por su parte, los precios cerrarían el año en el 3,6%, de forma que el diferencial entre España y la zona euro se reduciría hasta los 0,9 puntos, dos décimas por debajo de la tasa que alcanzó el pasado mes de agosto con los datos provisionales de precios.