Nueva plataforma

Nasdaq OMX lanzará su Bolsa europea el 26 de septiembre

Una estrategia de precios agresiva. Esta es la política con la que nace Nasdaq OMX Europe, la plataforma paneuropea con la que el grupo nórdico americano pretende competir en Europa. El nacimiento de este mercado ya tiene fecha: el 26 de septiembre.

Nasdaq OMX Europe puso ayer fecha a su puesta de largo. El próximo 26 de septiembre comenzará su andadura el mercado paneuropeo promovido por Nasdaq OMX, el operador de mercados nacido de la fusión entre el mercado estadounidense Nasdaq y el holding escandinavo OMX.

La nueva plataforma nace en un contexto de elevada competencia en el segmento de la gestión de mercados y en un momento de entrada de nuevos operadores, a raíz de la entrada en vigor de la normativa comunitaria Mifid, que rompe con los monopolios locales y abre la puerta a las plataformas alternativas.

Nasdaq OMX Europe tiene vocación claramente paneuropea, y ayer se supo que podría comprar el mercado checo. La plataforma dará acceso a la negociación de las 300 compañías más líquidas de Europa, lo que incluye valores de los principales países: Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. El nuevo mercado, así, competirá directamente con las principales plataformas del continente, es decir, Nyse Euronext, Deutsche Börse y London Stock Exchange. Para atraer a los brókeres, Nasdaq OMX Europe propone una política agresiva de precios de negociación con dos modelos, uno para cruzar órdenes en otros mercados si no hay contrapartida en la plataforma y otro para las que sí tengan contrapartida. En el primer caso, Nasdaq OMX Europa se compromete a transferir esas órdenes a otros mercados y plataformas para su ejecución. En un comunicado, la compañía afirma que este sistema abaratará los costes para la mayoría de las firmas profesionales y dará acceso a los mercados a intermediarios que no lo tienen. La compañía ofrece una tarifa plana de 0,65 puntos básicos para negociar en el LSE.

El segundo modelo, para órdenes que se cruzan en este mercado, consiste en una tarifa de 0,2 puntos básicos sobre el volumen para aquellos participantes que den liquidez al mercado introduciendo en el libro órdenes de compra o de venta. Los participantes que quiten liquidez al mercado tendrán una tarifa de 0,3 puntos básicos.

Un negocio amenazado por la competencia

La Directiva de Mercados de Instrumentos Financieros (Mifid) ha supuesto un mazazo para los operadores bursátiles tradicionales. La Mifid abre las puertas a la negociación de activos a través de plataformas alternativas en aras de fomentar la competencia y reducir los costes de las transacciones.

Y está dando resultado. En los próximos meses está prevista la llegada a Europa de al menos tres nuevas plataformas de negociación de activos: Nasdaq OMX Europe, Turquoise y Chi-X. Se trata de las denominadas MTF (multilateral trading facilities, por sus siglas en inglés). Las Bolsas tradicionales han reaccionado. La Bolsa de Londres ha rebajado drásticamente sus tarifas de negociación, en tanto que NYSE Euronext ha aumentado los decimales en el precio de muchas de las acciones que negocia con el objetivo de aumentar la eficiencia de las transacciones.