Fondos

Londres versus Nueva York

Dos ciudades se disputan la capitalidad del negocio mundial de 'hedge funds'.

Nueva York y Londres se disputan la capitalidad del mercado de los fondos de inversión libre. Según un informe de International Financial Services, el crecimiento que ha experimentado Londres en los últimos años no ha sido suficiente para arrebatarle el título a la ciudad norteamericana. Y todo ello a pesar de lo mucho que se ha hablado de que gracias a la normativa británica, menos restrictiva, Londres acabaría arrebatándole su posición dominante.

Nueva York sigue manteniendo el 40% de los activos del mercado global de hedge funds. Otro 26% se sigue gestionando desde diversos lugares de EE UU, principalmente Connecticut, California, Illinois o Florida. Sin embargo, esto no puede ocultar que Nueva York está perdiendo peso relativo, ya que en 2002 su cuota de mercado era del 50%. La causa del descenso hay que atribuirla a que los inversores institucionales canalizan sumas cada vez más importantes hacia los fondos de inversión alternativa europeos y asiáticos.

Desde 2002 se ha duplicado, en cambio, el volumen de activos de los hedge funds gestionados desde Londres, hasta situarse en 400.000 millones de dólares, un 20% del mercado global de fondos de inversión libre.

En el marco europeo, esa cantidad representa el 80% del mercado de hedge funds donde Londres va en cabeza, seguido a gran distancia por los otros países donde se domicilian fondos de gestión alternativa, entre ellos Francia, España, Suecia y Suiza.

En cambio, Londres sí es la primera plaza financiera por volumen de activos de fondos de fondos de inversión libre que desde allí se gestionan: 27%, frente al 25% de los EE UU o el 19% de Suiza (en España, esta figura de los fondos de fondos de inversión libre es la preferida, y casi la única). Cuando se trata de los fondos de inversión libre extraterritoriales (off-shore) la palma se la llevan Las Islas Caimán (57%) seguidas de Las Islas Vírgenes Británicas (16%) y Bermuda (11%).

Pero no es ésta la única guerra sorda que se está librando a través del Atlántico. Una de las discusiones más interesantes en el foro de la inversión alternativa que se celebró el mes pasado en Mónaco giró sobre el tiempo que le queda al dólar como moneda de reserva. La venta de activos norteamericanos en el exterior y el proceso simultáneo de depreciación del dólar están provocando el desasosiego entre los grandes tenedores de reservas de divisas que, mayoritariamente, están compuestas por dólares. Desde el año 2001, el dólar ha pasado de una cotización de 0,84 dólares por euro a los 1,60 de julio. En ese periodo la proporción de reservas en euros se ha incrementado. También ha habido intentos, cargados de intencionalidad geopolítica, y por ahora fallidos, como el de crear en Irán una Bolsa del petróleo con el precio del barril expresado en euros, aunque lo que sí ha conseguido Irán es que sus ventas de petróleo ya se expresen mayoritariamente en euros. Sin embargo, hay que recordar que ya el dólar ha pasado por situaciones de extrema debilidad, que suelen durar entre cinco y seis años. 2008 esta siendo ya el séptimo esta vez.

La operativa favorita

Entretanto son numerosos los hedge funds que siguen decididos a continuar con una de sus operativas favoritas en 2008: comprar materias primas y vender acciones de bancos. Y todo ello a pesar de las pérdidas cuantiosas que esa operativa reportó en julio, cuando los mercados de materias primas invirtieron la tendencia alcista y los índices del sector financiero se dieron la vuelta y llegaron a recuperar hasta el 35%.

Los gestores de los hedge funds siguen convencidos de que el panorama económico favorece la venta de acciones de bancos tomadas a crédito, y a la vez aumentan su exposición a las materias primas en general y al petróleo en particular... En suma, a todo lo que puede hacer que la inflación suba. La lógica que hay tras esa actuación es que la subida de las materias primas y, por tanto, de la inflación, a quien más perjudica en estos momentos es al sector que más necesita que los tipos de interés bajen, el financiero; de ahí la operativa combinada de comprar petróleo y vender banca..

Las pérdidas medias de los hedge funds en el mes de julio se elevaron al 2,61%, según el índice de Credit Suisse-Tremont. Son superiores incluso a las de marzo, cuando pasaron por uno de sus peores momentos, coincidiendo con el rescate de Bear Stearns.

Análisis. Balance del mes de julio

Las pérdidas medias de los hedge funds en julio se elevaron al 2,61%, según Credit Suisse-Tremont. Eso eleva las pérdidas acumuladas en el año (al cierre de julio) hasta el 2,11%.

Entre las más comunes estrategias, la que mejor se comportó en el mes de julio fue la conocida como 'Dedicated Short Bias' que proporcionó casi un 3% de rentabilidad. Fue la única en positivo en el mes y acumula en el año 15,18%.

La estrategia con peores resultados es la de 'arbitraje de convertibles', con un 7,59% de pérdida en el año.