Inmobiliario

Afirma pierde 180,6 millones en el semestre, un 420% más

La inmobiliaria Afirma perdió en el primer semestre del año 180,6 millones, un 420% más. La compañía ha provisionado 293 millones por la depreciación de sus activos y por primera vez no alude a plusvalías latentes.

La inmobiliaria Afirma, antigua Astroc, ha realizado un duro ejercicio de realidad y por vez primera la compañía no ha aludido a 'plusvalías latentes' en la presentación de sus resultados semestrales.

El coste de aportar unas cifras más acordes con la situación actual del mercado español ha sido el de comunicar unas pérdidas en los primeros seis meses del año de 180,6 millones de euros, un 420% más que en el mismo periodo del año anterior.

La compañía informó que ha provisionado 293 millones de euros 'por depreciación de activos'. Según la nueva valoración comunicada ayer, el valor de los activos de Afirma es, a 30 de junio de este año, de 2.372 millones de euros, frente a los 2.778 millones de diciembre de 2007 (406 millones menos). La inmobiliaria no identificó en su comunicado de ayer la empresa que ha valorado recientemente sus activos inmobiliarios.

La mayor caída en la valoración de activos fue la referente al suelo. En sólo seis meses, según la información comunicada por Afirma, el suelo del que dispone ha pasado de tener un valor de 2.104 millones a otro de 1.707,4 millones de euros.

Diversas inmobiliarias españolas cotizadas han empleado en los últimos años el alto valor de sus activos para evitar tener que provisionar la diferencia entre el valor en libros de esos activos y el valor que un 'experto independiente', una consultora inmobiliaria, decía tener. Afirma explicó ayer que 'no se han recogido en los Estados Financieros las plusvalías latentes de los activos cuyo valor de mercado está por encima del valor en libros'.

A pesar de las pérdidas el negocio de Afirma creció entre enero y junio un 4,3%, hasta los 303,5 millones. La compañía comentó en el comunicado enviado a la CNMV que el sector se encuentra 'en una situación de transformaciones importantes' por el 'cese de actividad de un elevado número de inmobiliarias y necesidad de reestructuración de financiación'. Pero indicó que se observa 'una demanda latente real, el interés por la adquisición de vivienda existe'.

La empresa añadió, en base a visitas y consultas realizadas a sus promociones que hay 'una importante bajada en los índices de confianza, siendo cada vez más difícil vender en plano y ni tan siquiera en construcción. Lo que hace que las operaciones que se están cerrando sean sobre viviendas ya acabadas'.

El valor en Bolsa de Afirma, que el pasado año superó los 70 euros por acción, cayó ayer un 3%, a 0,97 euros por título.