Crisis inmobiliaria

La inversión internacional en inmuebles no residenciales cae un 41% hasta junio

La inversión internacional en inmuebles no residenciales sumó 236.000 millones de dólares (unos 160.000 millones de euros) durante el primer semestre del año, lo que supone un descenso del 41% respecto al volumen récord alcanzado en igual periodo de 2007, informó hoy la consultora inmobiliaria Jones Lang LaSalle.

La firma atribuye la reducción a la crisis financiera y económica mundial, y pronostica que para el conjunto del año este tipo de inversión caerá un 35%.

"La caída es fruto de las condiciones imperantes en el mercado internacional de crédito, que han reducido la disponibilidad de deuda y la han encarecido", explicó en un comunicado el consejero delegado de la división de Mercados de Capitales Europeos de la consultora, Tony Horrell.

"Como resultado de ello, muchos compradores no pueden o no quieren realizar operaciones a los precios de 2007, mientras que los vendedores no están dispuestos a rebajar sus expectativas", añadió.

Jones Lang LaSalle indicó además que la "fuerte" ralentización de la economía mundial, la caída de las valoraciones y el repunte de las rentabilidades "están imponiendo mayor cautela a todo tipo de inversor".

Oportunidades

Por contra, la firma destacó que esta coyuntura de mercado "aumentará el abanico de oportunidades para quienes tengan capital para invertir en los próximos meses". Además, apuntó que los inversores están buscando en mercados con "menor transparencia, pero con sólidos indicadores de crecimiento", como pueden ser Brasil, Europa Central y Oriental o mercados de Asia-pacífico, como Vietnam.

Asimismo, la consultora subrayó que se mantiene la tendencia a la inversión transfronteriza, que acaparó casi el 45% del total. Por áreas geográficas, el mayor descenso en la inversión en inmuebles no residenciales se registró en América, con una caída del 56% que se eleva hasta el 61% en el caso concreto de Estados Unidos.

En cuanto al mercado europeo, el volumen de inversión de la primera mitad del año arroja una reducción del 38% en comparación con el mismo periodo de 2007, si bien la consultora indica que algunos mercados, entre los que destaca España, Bélgica, Finlandia y los países bajos, "demostraron mayor resistencia" gracias a grandes operaciones corporativas.