Aerolíneas

Ryanair niega estar interesada en comprar los aeropuertos de BAA

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, calificó hoy de "una gran noticia" el informe provisional de la Competencia británica en el que se recomienda a BAA vender tres de sus siete aeropuertos en el Reino Unido, y rechazó tener interés por adquirir Stansted o ni ningún otro aeródromo de los gestionados por el grupo propiedad de Ferrovial.

"No hay ningún interés en comprar Stansted, ni éste, ni ningún otro", señaló O'Leary, quien se mostró seguro de que "habrá una gran cola de inversores interesados por un aeropuerto como el de Londres-Stansted con un gran potencial de crecimiento".

O'Leary, que acogió con "satisfacción" la recomendación de las autoridades de la Competencia británica a BAA, añadió no obstante que Ryanair colaborará con el nuevo propietario o con cualquier compañía que invierta en Stansted", al considerar que el cambio de gestión permitirá mejorar instalaciones, bajas las tarifas y aumentar la eficiencia del mismo.

"Ruptura de un monopolio

El presidente de la aerolínea de bajo coste destacó que la decisión del regulador británico supone "la ruptura de uno de los grandes monopolios existentes en el sector aeronáutico". "Hoy es uno de los mejores días probablemente de la historia de la aviación europea", apuntó.

Ryanair anunció a principios de agosto estar estudiando la posibilidad de lanzar una oferta de 2.500 millones de euros para hacerse con algunos de los aeropuertos de BAA, en concreto del aeropuerto de Londres-Stansted, actualmente en manos de Ferrovial.

Según informaron entonces fuentes de la 'low cost', la idea estaba encima de la mesa a la espera de conocer la separación de activos del gestor aeroportuario británico y del informe del regulador de la Competencia en el que previsiblemente se recomendaría la venta de algunos de los siete aeropuertos gestionados por BAA.

Londres-Stansted es una de las mayores bases actuales de Ryanair donde opera con 43 aviones en verano. No obstante, como recordó hoy O'Leary en una rueda de prensa en Madrid para presentar una nueva oferta para el invierno, Ryanair dejará en tierra 15 de estos aparatos como tenía previsto y como protesta a "las excesivas tasas aeroportuarias y al precio del combustible".