A fondo

El dueño de Heathrow frente a todo un país

El 60% del tráfico aéreo en Reino Unido pasa por los aeropuertos controlados por la española Ferrovial. Un dato que se dispara hasta el 91% en el Sureste de Inglaterra y al 84% en Escocia. Apabullante. Cifras que sirven para sacar pecho en Madrid, pero que en Londres suscitan más críticas que admiración.

Esta mañana está previsto que la española se enfrente al dictamen preliminar de la Comisión de Competencia británica sobre su presunto monopolio en el negocio aeroportuario. Ferrovial ha sostenido durante meses que desinvertir no sería trágico, pero la verdad es que vender no le cuadra. Máxime tras haber esquivado el problema de la amortización de deuda al culminar el lunes una compleja refinanciación por 16.858 millones de euros.

Las cartas llevan meses sobre la mesa, ya que el órgano adelantó en abril que ni aerolíneas ni pasajeros se benefician de la titularidad única de BAA sobre siete de los mayores aeropuertos de Reino Unido: Heathrow, Gatwick, Stansted, Edimburgo, Glasgow, Aberdeen y Southampton. Con ese precedente, todo apunta a que obligará a reducir peso a BAA en una o dos instalaciones. La decisión se hará firme el 28 de marzo y de saldarse con un mandato de desinversión, Ferrovial pediría un plazo de un par de años para ver si amaina la crisis y sale al mercado en buenas condiciones.

Gatwick está en juego

Competencia dijo en abril que la cuota de mercado de BAA perjudica a las aerolíneas

FERROVIAL 24,10 -0,41%

Con tres plazas en el área de Londres: Heathrow, Stansted y Gatwick, todas las miradas apuntan a este último, segundo de BAA por volumen de pasajeros y de ingresos. La empresa defiende que no entra en competencia con Heathrow, porque se dirige a un público distinto, pero son muchas las voces que no opinan lo mismo.

Gatwick cerró 2007 con 35,2 millones de pasajeros (un 3,2% más que en 2006) y prevé 37,3 millones en 2012, con incrementos anuales del 1,5%. Su Ebitda el año pasado alcanzó los 153 millones de libras y a la vuelta de cinco años, según las previsiones de tráfico y las tarifas aprobadas en marzo, debe subir a 250 millones. Toda una perita en dulce.

Los expertos sostienen que escasean las buenas oportunidades y que una plaza en Londres es un seguro de éxito. A la espera de la resolución del regulador están posibles interesados como el grupo alemán de construcción Hochtief, el fondo australiano de infraestructuras Macquaire o la gestora del aeropuerto de Manchester. El precio en que se tasa a Gatwick ronda entre 3.500 millones y los 4.000 millones de euros. De traspasarse, Competencia estudiará si debe seguir siendo una infraestructura regulada o no.

Voces críticas

La investigación fue promovida por el organismo Office of Fair Trading en marzo de 2007. Esta institución estima que la presencia de un nuevo gestor aeroportuario en Londres impulsaría ventajas en precios y calidad del servicio. Y su voz ha encontrado eco en el Parlamento británico. Un reciente informe elaborado por la Comisión de Transportes de la Cámara de los Comunes pone de manifiesto la falta de planificación de BAA ante 'contingencias que estaban lejos de ser impredecibles'.

150 millones de personas pasaron el año pasado por Heathrow, Gatwick y Stansted, donde las aerolíneas (Virgin Atlantic, Easy Jet y Ryanair) tampoco han dejado de lamentar el servicio de BAA durante los últimos meses. Máxime cuando la Autoridad de Aviación Civil ha aprobado el encarecimiento de las tarifas.

Ante el aluvión de argumentos que hablan de retrasos en los vuelos o de largas esperas en los controles de seguridad, Ferrovial expone sus esfuerzos para hacer frente a la amenaza terrorista. La propietaria de BAA se queja de que opera con un marco regulatorio desfasado, de 1986, y pide aumentar el número de vuelos a través de nuevas pistas de aterrizaje o del uso mixto (despegues y aterrizajes) de las existentes. En este caso son los ecologistas quienes se oponen.

BAA también utiliza como argumento a su favor la intención de invertir para mejorar el servicio y sostiene que sólo la acción de un gran operador garantiza mejoras de calado en los aeropuertos, como son una tercera pista para Heathrow o la ampliación de Stansted.

En este sentido, reitera que ha comprometido 4.800 millones de libras hasta 2013 para reformas en Heathrow y Gatwick, una promesa que agrada al Gobierno británico ante la proximidad de la cita olímpica de Londres 2012 y que pocos operadores aeroportuarios pueden igualar.

Tras meses de remar contra la corriente, Ferrovial asiste hoy al juicio de Competencia. Será un escollo menos para empezar a operar con normalidad al frente de BAA.