Informe Caixa Catalunya

El crédito a las empresas de la eurozona seguirá moderándose "en los próximos meses"

El crecimiento del crédito a empresas en el área del euro se moderó en junio y lo continuará haciendo "en los próximos trimestres", según el Informe sobre la Coyuntura Económica de Caixa Catalunya. El volumen de préstamos concedidos por las Instituciones Financieras Monetarias (IFM) a Sociedades No Financieras (SNF) aumentó en el mes de junio un 13,7% interanual en la eurozona, lo que supone el segundo mes consecutivo de reducción en el incremento.

En marzo y abril, el volumen de concesión de créditos a empresas alcanzó un máximo de crecimiento del 14,9%, y en mayo se moderó al 14,2%. Según la caja de ahorros catalana, "la progresiva normalización de los mercados de crédito y la evolución negativa de la actividad económica y la inversión empresarial prolongarán esta tendencia en próximos trimestres".

El crédito de las IFM a las SNF ha mantenido, desde 2003, un dinamismo creciente en el área del euro, proceso que se aceleró especialmente a partir de 2006, con unos crecimientos interanuales de dos dígitos desde marzo de ese año.

Esta evolución ha tenido continuidad incluso desde mediados de 2007, en un contexto de paulatina moderación en el crecimiento de la actividad económica, de mayor incertidumbre por la crisis financiera originada en Estados Unidos y de encarecimiento de la financiación bancaria.

Sustitución de recursos

Caixa Catalunya atribuye esta evolución a un proceso de sustitución de recursos por parte de las SNF que, ante las dificultades de colocar nuevas emisiones de deuda en los mercados de crédito, habrían canalizado estas necesidades financieras a través de préstamos concedidos por las IFM.

Con todo, considera que este argumento resulta por sí solo insuficiente para justificar el fuerte crecimiento del crédito empresarial en los últimos trimestres, por lo que la entidad financiera también apunta a la existencia de un comportamiento inercial en la evolución de los préstamos, que tienen una respuesta más lenta al cambio en las condiciones económicas y financieras.