Coyuntura económica

La Reserva de Dallas cree que las tasas de interés actuales en EE UU son muy bajas

Las tasas de interés actuales en Estados Unidos son muy bajas, con evidencia que sugiere que las presiones de precios se diseminan desde los alimentos y la energía, dijo el martes el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, quien aseguró que la Fed debe estar lista para tomar acción si el crecimiento desacelerado no logra frenar la inflación derivada de los altos precios de los alimentos y la energía, dijo el martes uno de sus principales responsables de política monetaria.

"Hasta que tengamos un sentido claro de lo que prevalecerá, los responsables de política monetaria deben permanecer dispuestos a actuar si el crecimiento desacelerado no logra contener las presiones inflacionarias", dijo el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher.

Fisher es un miembro con derecho a voto en el comité que fija las tasas de interés de la Fed este año y ha disentido en cada reunión hasta ahora en favor del alza de las tasas o de una flexibilización menos agresiva. "A menos que el pitón que es la economía estadounidense pueda superar rápidamente el reciente estallido de las presiones del alza de los costos, nos arriesgamos a reforzar la propagación de los impulsos y las expectativas inflacionarias", dijo en la fundación Progress and Freedom Foundation, en Aspen, Colorado. "Si esto ocurre y la Fed falla en manejarlo, correríamos el riesgo de perder la confianza del público en nuestra capacidad para contener la inflación", indicó.

La Fed detuvo su agresiva campaña de recortar las tasas de interés en junio, tras una reducción de su tasa referencial de fondos federales overnight de 3,25 puntos porcentuales a 2 por ciento desde septiembre, para proteger a la economía de una crisis inmobiliaria y un racionamiento del crédito.

Fisher dijo que la Fed había "hecho su trabajo en el frente del crecimiento", aunque advirtió que la economía se desaceleraría a paso de tortuga en el segundo semestre, si no llega totalmente a una paralización, antes de una recuperación en el 2009. Asimismo, reconoció que las actuales condiciones del mercado seguían siendo frágiles.

"La corrección en el mercado inmobiliario todavía tiene que encontrar su fondo. Los mercados de crédito siguen siendo tempestuosos", expresó.