Bolsa de Nueva York

Wall Street despide la sesión con un recorte del 1,14% condenado por las previsiones de la banca

El pesimismo se acomoda en Wall Street. Y es que el selectivo industrial ha perdido en las dos últimas sesiones más de 300 puntos con respecto al cierre del pasado viernes. Los datos macro no acompañaron y la subida del precio del §oro negro§ se aliaron a unas previsiones poco esperanzadoras sobre la evolución de los bancos de inversión en el trimestre en curso.

De esta forma, el Dow Jones restó un 1,14% y partirá mañana desde los 11.348 puntos. El S&P 500 recortó un 1,35% al cierre, alejándose de la barrera del 1.300, mientras que el Nasdaq 100 registró una caída del 1,35% lastrado por los pesos pesados del sector tecnológico.

El dato de inflación teñía de rojo la apertura de la sesión. Los precios de producción industrial en EE UU aumentaron en julio un 1,2% -el doble de lo esperado- respecto al mes anterior por el encarecimiento registrado en el precio de la energía y de los alimentos. Con este incrementó la tasa interanual se sitúa en el 9,8%, su nivel más alto desde 1981.

Mientras tanto, el sector financiero volvía a estar en el ojo del huracán. AIG se convirtió en el farolillo rojo de una sesión en la que sólo cinco valores pudieron esquivar las pérdidas. Los títulos de la aseguradora cayeron hoy un 5,9%.

Kenneth Rogoff, ex economista jefe del FMI y profesor de economía de la Universidad de Harvard, cerraba cualquier duda sobre la salud de la banca al afirmar tajantemente que lo peor de la crisis financiera global aún está por llegar y que "algún banco estadounidense grande quebrará en los próximos meses".

Las declaraciones de Rogoff cayeron como un jarro de agua fría entre los bancos de Wall Street. Bank Of America se dejó un 4,16% en el parqué, mientras que JP Morgan y Citigroup perdieron un 3,16 y 2,44%, respectivamente.

Sólo las petroleras sacaron provecho de la jornada. Exxon se anotó un 1,86% y Chevron un 1,83% ante el repunte del crudo.

Y es que ni siquiera el precio del petróleo dio tregua hoy a los inversores estadounidenses. El 'oro negro' puso fin a tres jornadas de descensos y llegó a provocar las mayores ventas del parqué al rozar los 116,65 dólares. Sin embargo, el precio del barril de Texas, de referencia en EE UU, se moderó ligeramente en el tramo final, hasta alcanzar los 114,53 dólares, un dólar y medio más caro que al comienzo de la sesión.

En el S&P 500 la atención seguía estando Freddie Mac y Fannie Mae. Los rumores sobre la insolvencia de las dos compañías de garantía hipotecaria siguieron circulando por Wall Street y sus acciones se devaluaron un 5 y 2,2%, respectivamente. Sin embargo el valor más castigado fue Lehman Brothers. Las acciones del banco de inversión se desplomaron algo más de un 13% después de que un analista de JP Morgan dijera que Lehman se verá obligado a asumir depreciaciones por valor de 4.000 millones de dólares en el tercer trimestre.

Home Depot supera las expectativas, pero recorta las previsiones

En cuanto a resultados corporativos, Home Depot consiguió alcanzar las expectativas del mercado en el que se supone que es el trimestre más fuerte para el sector de las reformas de hogar. Pese a ello, las ventas de la mayor cadena de bricolaje del mundo cayeron un 7,6%. En la sesión de hoy, las acciones de Home Depot registraron una pérdida superior al 3,5% tras anunciar que el beneficio por acción puede cae hasta un 24% de cara al conjunto del ejercicio.