Aerolíneas

CC OO descarta poner una fecha al cierre del acuerdo con Spanair

Comisiones Obreras, el sindicato mayoritario en la aerolínea Spanair, ha exigido a los directivos de la misma que no fuercen a los trabajadores y sindicatos a aceptar el plan de viabilidad -que contempla el despido de un tercio de la plantilla y dejar en tierra 15 aviones, además de otras medias de ahorro- en la fecha estimada desde la dirección, el 14 de septiembre.

Jorge Carrillo, secretario general de la acción sindical del sector aéreo de Comisiones Obreras (CC OO), aseguró a CincoDías que no van a dar a la compañía 'un cheque en blanco' y que lo único que desde su sindicato se pretende es garantizar la viabilidad de la empresa. Carrillo afirma que la dirección presentó el expediente de regulación de empleo (ERE) hace diez días 'a contrarreloj' porque 'decían que no podrían pagar'. Ante esta situación el representante de CC OO lo tiene claro: 'Si la amenaza es esa pediremos la implicación de las autoridades españolas en el asunto'.

Además opina que el 'supuesto' plan de viabilidad les deja sorprendidos después de decir que la única salida para Spanair era la venta. 'Pero eso es cosa de SAS', grupo escandinavo al que pertenece Spanair y que cerró el proceso de venta de la compañía el pasado junio.

Pero no culpa a los actuales gestores de la crisis que atraviesa la compañía aérea. Desde su sindicato aseguran que el problema no es sólo el alto precio del carburante -que ahora ya ha bajado hasta los 112 dólares por barril-, sino la gestión, pero la que hubo en años anteriores. Carrillo señala que su anterior experiencia con Spanair -cuando la aerolínea pertenecía al grupo Marsans- 'fue muy mala' y acusa al grupo liderado por Gerardo Díaz y Gonzalo Pascual de modificar las cuentas de la compañía.

Convenios colectivos

Hay dos colectivos -los pilotos y los TCP- que tienen resuelto como se hace un ERE en estos casos, señala Carrillo. Su convenio colectivo estipula que en caso de ERE se despide primero a los que tienen menos antigüedad en la empresa y por tanto se hace necesaria la movilidad geográfica por parte de aquellos que tienen más antigüedad. La decisión de la dirección de conservar únicamente las bases de Madrid y Barcelona, donde la plantilla de estos colectivos tiene pocos años de antigüedad, obliga a los que llevan más tiempo trasladarse desde las otras bases.