CincoSentidos

Los artistas españoles más caros

Antonio López, Miquel Barceló y Antoni Tàpies son los pintores españoles vivos más cotizados del panorama artístico internacional.

Los artistas españoles más caros
Los artistas españoles más caros

La pintura española volvió a consagrarse internacionalmente en la subasta que la casa Christie's celebró en Londres el pasado mes de julio. En aquel encuentro Antonio López, el artista de Tomelloso (Ciudad Real), logró instalarse en el número uno del ranking de los artistas españoles vivos más cotizados. La venta de su obra Madrid desde Torres Blancas (pintada entre 1976 y 1982), que pertenecía a un coleccionista privado y que era la única de las grandes piezas de López que nunca se había sacado a subasta, fue finalmente adquirida por 1,7 millones de euros. Y aún se esperaba más. Los expertos habían previsto que la obra pudiese alcanzar los 2,5 millones de euros en el mercado.

Este nuevo récord ha conseguido superar a otros dos de los artistas nacionales mejor considerados de todo el mundo. El autor mallorquín Miquel Barceló (Felanitx, 1957) ocupa ahora el segundo puesto de la lista con su obra Biblioteca con Poe, que fue vendida en el año 2006 por 1,2 millones de euros. Barceló se convirtió, ya en el 2004, en el primer artista contemporáneo español vivo que expuso en el Museo del Louvre, con la muestra de las acuarelas originales que creó para ilustrar la Divina comedia de Dante.

Otro de los nombres más destacados del panorama artístico español es el de Antoni Tàpies, que ocupa el tercer puesto de los más cotizados gracias a la venta en junio de 2007 de la obra Azul LXIX, pintada por el artista catalán en 1957 y que alcanzó en una subasta de Londres, la cifra de 1,10 millones de euros.

'Madrid desde Torres Blancas', de Antonio López, fue vendido por 1,7 millones de euros

Y es que ante estas cifras cabe pensar que el mercado del arte vive un buen momento. Inversores y coleccionistas siguen apreciando las grandes obras de los artistas más destacados internacionalmente. Desde la casa de subastas Sotheby's aseguran que ha sido un buen año, aunque destacan que, así como las grandes obras no han tenido ningún problema para colocarse, muchas, de menor importancia no han hallado comprador.

Otro de los nombres españoles que resuena en el contexto internacional es el de Manolo Valdés. El artista, valenciano y residente en Nueva York, ha ganado numerosos premios como el Premio Lissone y Premio Biella, ambos en Milán, en el año 1965; recibió también la Medalla de plata de la II Bienal Internacional de Grabados en Tokio y el Premio del Museo de Arte de Bridgestone en Lisboa en el año 1979, entre otros muchos reconocimientos. Aunque los precios de sus obras no han alcanzado todavía a los de algunos de sus coetáneos, Valdés es uno de los artistas españoles mejor valorados en el ámbito internacional y la venta de sus obras, un éxito en las subastas de arte español en todo el mundo.

Los creadores de este país viven un buen momento y hay mucho donde elegir. Otros de los artistas más deseados entre los inversores y coleccionistas de arte y que encabezan los listados de las casas de subastas son, por ejemplo, Eduardo Arroyo, Eduardo Naranjo, José María Sicilia, Rafael Canogar, Carmen Laffon y Lucio Muñoz.

Arroyo, pintor, escultor y grabador español, es una destacada figura del movimiento neofigurativista. Su avanzada edad y una menor producción artística en los últimos años le han convertido en uno de los puntos de mira de los inversores de arte del momento. También Carmen Laffon, pintora y escultora figurativa sevillana, se ha hecho un importante hueco en el mercado aunque rara vez se ven obras suyas en subasta. Eso sí, cuando las hay, suelen arrasar.

Christie's vuelve a presentar en Madrid una importante cita con el arte español el día 2 de octubre en el Hotel Palace. La subasta celebra su quinto aniversario y ofrecerá a los interesados un amplio conjunto de obras de artistas consagrados de pintura antigua, el siglo XIX, impresionismo y arte contemporáneo español. En este evento se subastará, además, otra obra del manchego Antonio López, Los melocotones y las rosas (1956), que tiene una estimación, según informó la casa de subastas, de ¦euro;250.000 a 350.000 euros. ¿Alguien da más? Seguro que es así.

En la subasta de 2007, Christie's alcanzó en este evento más de 14,5 millones de euros, manteniendo la primera posición mundial para obras de arte español. Año tras año, esta subasta sigue estableciendo récords significativos. El equipo español espera superar este éxito en la puja del próximo mes de octubre.

Un genio con precios de escándalo

De entre los artistas españoles ya fallecidos, el más cotizado es el pintor Pablo Picasso. Entre los 20 cuadros más caros vendidos en la historia, nueve son del autor malagueño. El récord lo tiene su obra Niño con pipa, que en una subasta de Sotheby's en 2004 en Nueva York, se vendió finalmente por 104 millones de dólares (unos 69,7 millones de euros), ocupando en la lista mencionada el número cuatro de los cuadros vendidos más caros del mundo. El primer puesto lo tiene Jackson Pollock (Número 5, 94 millones de euros), al que le siguen Willem De Kooning (Woman III, 92 millones de euros) y Gustav Klimt (Adele Bloch Bauer I, 90,4 millones de dólares).

Otros de los nombres españoles que resuenan mucho más allá de nuestras fronteras, por cuyas obras se pagan enormes cantidades de dinero, y que llenan las casas de subastas, son el pintor surrealista tinerfeño âscar Domínguez, que perteneció a la Generación del 27, y Joaquín Sorolla, cuya obra La playa de Valencia, pintada en el verano de 1908, fue vendida recientemente en una subasta en Londres. La obra se adjudicó por 577.250 libras (726.757 euros) en una puja en la que, según los expertos, la mayoría de las obras no alcanzaron las expectativas. Anglada Camarasa, Joan Miró o Antonio Saura, son otras de las figuras más relevantes del panorama nacional.