Aerolíneas

La crisis de Spanair se agrava tras doblar pérdidas hasta junio

Los resultados semestrales de Spanair -y del grupo al que pertenece, el escandinavo SAS- no sorprendieron a los analistas, que esperaban pérdidas cuantiosas. La segunda aerolínea española, que anunció el mes pasado un plan de viabilidad que incluye el despido de 1.200 personas y dejar en tierra 15 aviones, registró unas pérdidas de 61,2 millones de euros en el primer semestre del año, un 91% más que el mismo periodo de 2007 cuando los números rojos ascendían a 32 millones de euros.

Los motivos que adujo el presidente del grupo SAS, Mats Jansson, fueron los altos precios del petróleo, la crisis económica, el incremento de la competencia y el exceso de capacidad en el mercado nacional. Exactamente los mismos motivos que propiciaron el plan de viabilidad de la compañía aérea hace tres semanas.

Las pérdidas antes de impuestos de la aerolínea española también se duplicaron hasta los 55 millones en el primer semestre de 2008. La facturación, sin embargo, bajó sólo un 1,3% hasta los 541 millones de euros. En estas cuentas se incluyen además las actividades de la filial de Spanair, Fuerza de Ventas y la mayorista Club Vacaciones, turoperadores que puso en venta el pasado 26 de julio con el objetivo de reducir costes y hacer frente a la caída del negocio.

El directo general de Spanair, Marcus Hedblom, aseguró que en 2010 se llegaría a alcanzar el punto del crecimiento cero, tras varios años encerrados en los números rojos. Con el plan de viabilidad la empresa espera generar unos ahorros de 90 millones desde septiembre a mediados de 2009.

Por otra parte, Jansson dijo el jueves que pretende quedarse la compañía dos o tres años más y después consideraría intentar venderla otra vez según informa Reuters. SAS suspendió el pasado 19 de junio el proceso de venta de la compañía con base en Palma de Mallorca porque consideró que el precio que le ofrecían por la aerolínea no era suficiente. El grupo sueco reiteró ante los analistas que esta decisión obedeció a las 'exigentes' circunstancias de mercado, que impidieron que las propuestas recibidas reflejaran el 'valor estratégico inherente a Spanair'.

Más despidos y menos aviones en el grupo

El grupo escandinavo SAS ha revisado las medidas contra la crisis que adoptó hace apenas tres meses cuando presentó sus resultados del primer trimestre del año. Ante la mala coyuntura económica, el incremento del precio del combustible y el enfriamiento de la demanda, el grupo escandinavo ha hecho más duras sus medidas que ya pasaban por despedir a 1.000 personas y dejar en tierra 11 aviones. SAS ha incluido un plan adicional para reducir gastos por 43 millones de euros, con el despido de 500 trabajadores y la eliminación de 7 aviones más de su flota. El grupo presentó ayer unas pérdidas netas de 165 millones de euros en el primer semestre, frente al beneficio de 60 millones de hace un año. Los ingresos, sin embargo, siguieron aumentando, lo que muestra que el bajón de la demanda aún no es muy acusado.