æscaron;ltima

Ikea investiga para explotar productos medioambientales

La empresa sueca prevé vender en tres o cuatro años paneles solares 'low cost' en sus establecimientos.

Ikea investiga para explotar productos medioambientales
Ikea investiga para explotar productos medioambientales

Muebles con nombres impronunciables y desmontables hasta su esencia; vajillas y complementos que se reproducen en casi todas las cocinas del mundo, y paneles solares de bajo coste para llevarse en el carrito e instalarlos en casa. æpermil;sta será la oferta de los establecimientos de muebles de la marca Ikea dentro de tres años.

La multinacional sueca lo hará mediante su filial recién creada. Ikea GreenTech nació hace ocho meses para hallar nuevas fórmulas basadas en energías renovables y ahorro en el consumo. Pretenden, en unos años, elaborar productos respetuosos con el medio ambiente y comercializarlos en un futuro poco lejano. 'Nuestra estrategia es llegar a vender artículos respetuosos con el medio ambiente de mayor calidad que los actuales pero dramáticamente más baratos', dice por teléfono Johan Stenebo, director ejecutivo de la marca, imponiéndose al runrún de un lejano tren en Suecia y entrecortado por un griterío infantil que le rodea.

Prosigue explicando que los paneles solares son una de sus apuestas de futuro y que tendrán un sitio en los estantes de sus locales en unos años. El mercado actual ha crecido un 40% en los últimos cinco años, 'y España es, por sus condiciones geográficas, un mercado muy atractivo'. La demanda sobre este tipo de artículos crece, según el grupo, pese a la subida de sus precios y a ser una opción poco atractiva para los consumidores. 'El problema es que sus precios son desorbitados para nuestros clientes. Vamos a invertir en ello hasta reducir los costes de producción (que suponen el 50% de su valor) y esperamos ofrecer un producto que sea un 30% más barato que los actuales. Evidentemente, ahora los hay de distinta calidad y de distinto precio. Buscamos dar la calidad de los mejores con precios reducidos'.

La filial dedicará 50 millones de euros a la iluminación alternativa y a mecanismos para ahorrar en energía y agua, según su director ejecutivo

La filial del grupo de distribución sueco está invirtiendo 50 millones de euros en una decena de empresas pequeñas dedicadas a la investigación. Luego, lanzarán los productos que hayan creado en sus locales. Su campo de trabajo baila entre fuentes alternativas de iluminación y el ahorro de energía y de agua. 'De momento estamos apostando por ello. El desencadenante puede ser un artículo final, una innovación en nuestra cadena de producción o una mejora para nuestros 1.300 proveedores', detalla Stenebo.

La matriz, que tiene más de 250 locales repartidos por todo el mundo, apenas tiene cuatro personas trabajando en el proyecto. A Stenebo le parece el formato perfecto: 'creemos que siendo pocos nos desarrollamos mejor. No vamos a convertir esto en una gran empresa. El objetivo es apoyar a otras'.

No es ésta la primera vez que Ikea, fundada en 1943, hace una apuesta medioambiental. En los años noventa, la multinacional sacó al mercado unas bombillas de consumo reducido que costaban apenas el 10% de su precio habitual. 'Fue nuestra fuente de inspiración. Ese es el modelo que queremos seguir'. Pero Stenebo sabe que no es lo mismo. 'Lo que tenemos ahora entre manos no es sencillo'.