Telecomunicaciones

Vodafone y Orange deberán financiar el servicio universal

Vodafone y Orange deberán contribuir a la financiación del servicio universal junto a Telefónica, según la propuesta realizada por la CMT. El regulador ha establecido un coste global de los años 2003, 2004 y 2005 de 182,7 millones de euros. De ellos, la operadora británica deberá aportar 31,3 millones, por 20,2 millones de la firma francesa.

La financiación del servicio universal en España ya no será sólo una cuestión de Telefónica. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) publicó ayer una propuesta de resolución que contempla que Vodafone y France Télécom (Orange) se deberán hacer cargo de parte de la factura del servicio que incluye obligaciones como la presencia en zonas no rentables o la instalación de cabinas.

Y por primera vez, el regulador español establece unas cantidades para el llamado Fondo Nacional de Servicio Universal. En su propuesta, la CMT fija en 182,7 millones de euros el coste global del servicio universal en los ejercicios de 2003, 2004 y 2005. De ellos, 18,8 millones de euros corresponden a 2003; 83,85 millones a 2004; y 80,12 millones a 2005. Con anterioridad, la CMT había desestimado extender este régimen de financiación del servicio universal hasta 1998, año en el que se liberalizó el sector, al entender que hasta 2003 no había habido merma competitiva para Telefónica.

Según la nueva la propuesta del regulador, Telefónica deberá aportar al fondo en torno al 72,5% del total que supone una cantidad cercana a 131 millones; Vodafone aportará 31,3 millones que suponen en torno al 16,5% (la cantidad equivaldría al 0,51% de los ingresos registrados en España por la firma británica en su último ejercicio fiscal cerrado), mientras que Orange (que se hizo cargo de todas las obligaciones de Amena, tras adquirirla en 2006) deberá inyectar en torno a 20 millones.

Asimismo, la propuesta indica que, una vez hecho público este listado provisional, las empresas afectadas tendrán un mes de plazo para presentar alegaciones. Posteriormente, y tras este mes de audiencia, la CMT publicará una resolución definitiva.

El procedimiento contempla que las aportaciones se deberán depositar 'en una cuenta restringida abierta a tal efecto en una entidad de crédito'. En su informe, la CMT precisa que los recursos del fondo sólo se podrán invertir en activos financieros de alta liquidez y rentabilidad asegurada.

Al mismo tiempo, el regulador señala que los operadores deberán hacer sus contribuciones a través de un único pago en el plazo de un mes a partir de la notificación de la resolución. A su vez, Telefónica, como único prestador del servicio universal en España y 'único operador con derecho a compensación, la recibirá dentro del mes siguiente a la finalización del periodo de pago'.

Finalmente, la CMT indica que en el caso de que un operador obligado a realizar aportaciones financieras no las lleve a cabo en el plazo establecido por la legislación, 'la deuda devengará un interés de demora igual al interés legal más dos puntos desde el día siguiente al de finalización del plazo de pago'. Y añade que podrá ejercer las acciones legales encaminadas al cobro de las cantidades debidas.

Los afectados plantearán alegaciones y recursos

La decisión de la CMT, basada en buena medida en el modelo establecido en Italia, ha levantado un periodo de reflexión en Telefónica, cuyos portavoces comentaron que se va a estudiar la propuesta. Sin embargo, tanto Vodafone como Orange confirmaron oficialmente que van a presentar alegaciones sobre la propuesta ante el propio regulador de las telecomunicaciones. Algunos directivos de estas compañías han llegado a calificar de exageradas las cantidades propuestas por la CMT. En este sentido, fuentes del sector no descartan que Orange y Vodafone inicien posteriormente un proceso judicial si la resolución final del regulador no resulta satisfactoria.