Mercados

Los analistas bajan la previsión de beneficios de la banca mediana

Las cuentas del primer semestre han puesto de manifiesto el avance de la morosidad, el creciente esfuerzo en provisiones y han acentuado además las diferencias entre los dos grandes bancos y la banca mediana, mucho más vulnerable. Los analistas prevén nuevos recortes en sus previsiones para los próximos meses.

Las cuentas del primer semestre de la banca española han dado argumentos con que explicar el desapego del mercado y de los analistas hacia los valores bancarios, con la única excepción quizá de los dos grandes, Santander y BBVA. Los precios objetivos medios de la banca mediana se han reducido en más de una tercera parte, las rebajas de recomendación se han acelerado y en las previsiones de beneficio los analistas también han metido la tijera.

Como telón de fondo, la crisis inmobiliaria y el parón económico. La morosidad de la banca doméstica casi se ha duplicado respecto al primer semestre de 2007, mientras las provisiones por insolvencias crecen de forma exponencial. 'El margen de intermediación ha sido mejor de lo esperado, pero lo han eclipsado las provisiones. El deterioro de la morosidad es más rápido de lo previsto', resume un analista.

Después del empacho inmobiliario y de la alegre concesión de crédito, el sector prevé una travesía en el desierto. Firmas como ING Wholesale Banking fían para largo la recuperación para el sector y prevén que la morosidad de la banca española alcanzará su pico más alto en 2012, aunque no hasta llegar a los niveles de casi el 9% de la crisis de los noventa.

'Lo peor se verá en el cuarto trimestre, en que serán necesarias más provisiones'

Pero más allá del grado de pesimismo de los pronósticos, el sentimiento negativo de los analistas hacia la banca doméstica española es generalizado y se ha acentuado en los últimos meses, sin que la publicación de resultados del primer semestre haya servido ni mucho menos para suavizarlo.

Como muestra, basta observar la evolución que han seguido los precios objetivos para los bancos españoles en lo que va de año. Según los datos de consenso que recoge JCF, la valoración para Banco Popular se ha reducido desde los 13,3 euros de cierre de 2007 hasta los 7,9 (-41%). El precio objetivo de Banco Sabadell se ha recortado en ese mismo periodo de 7,6 a 5,1 euros mientras que la valoración de consenso para Bankinter ha sufrido un tijeretazo desde los 10,1 a los 6,5 euros por título.

'El goteo de revisiones a la baja va a continuar', explican fuentes de mercado, que recuerdan que los resultados del primer semestre no han reflejado apenas el impacto de la suspensión de pagos de Martinsa Fadesa ni el deterioro de la morosidad, que ha comenzado a apreciarse con más intensidad en el mes de junio. 'Por el momento, el balance se ha deteriorado más que la cuenta de resultados. Lo peor vendrá en los resultados del cuarto trimestre de este año y del primero de 2009, cuando haya que elevar las dotaciones por los créditos que han ido entrando en morosidad', explica un analista de una firma internacional. 'Veremos nuevas revisiones a la baja de precios objetivos y estimaciones de beneficio por acción a la vuelta del verano', añade.

Las recomendaciones ya reflejan desde hace meses las dificultades para el negocio financiero. Popular es la entidad que más revisiones a la baja concentra. Según JCF, de los 23 cambios de recomendación desde comienzos de año, quince han sido a la baja y se han precipitado desde abril. 'Popular es el que ha ofrecido una imagen más vulnerable', apunta un analista de una firma internacional, que aun así descarta por el momento una ampliación de capital en el banco.

Popular es, junto a Bankinter, el banco que más ha visto recortada de enero a julio la previsión de beneficio por acción 2009 , un 19% (un 24% Bankinter). Banesto está en el 21%, Sabadell y Santander rondan el 15% y BBVA no llega al 10%. Pero en todos los casos los analistas han recortado expectativas.

El castigo en Bolsa ha tirado a la baja de las valoraciones: Popular es el que cotiza más barato, con un PER 2008 de 6,7 veces, frente a las 8,5 veces de Santander o las 7,3 veces de BBVA. 'Hay dos grandes grupos: los dos grandes, que han presentado resultados sólidos, y los medianos, donde ya se nota en mayor medida el efecto de la crisis', resume un analista del sector. Aun así y pese a que los analistas se preparan para nuevos ajustes en sus estimaciones, 'no hay mucho más margen de caídas en Bolsa después del descenso acumulado. Esto va a estar en tiempo muerto una temporada', añaden en el mercado.

Valores bancarios bajo lupa

BBVA resiste y gana el 12% más a junio La entidad ha logrado contener en el primer semestre del año el impacto de la crisis económica en España y los temores respecto a la marcha del negocio en México, mercado expuesto en primera línea a la influencia del declive económico de EE UU. El beneficio ordinario, el típico bancario, alcanzó hasta junio los 2.928 millones, el 11,6% más, pese el 'entorno complicado' que reconoce la ejecutiva del banco.

Santander marca distancias La publicación de los resultados semestrales, con un aumento de beneficios del 22%, y el anuncio hace dos semanas de la compra del británico Alliance & Leicester no han debilitado el interés de los analistas por la entidad. 'No hay revisiones al alza en el corto plazo, pero a la vista de la difícil situación para el sector bancario, que no haya noticias es una buena noticia', resumía Dresdner Kleinwort

Popular, en el ojo del huracán El banco que preside Ángel Ron es el que más cerca ha estado de anunciar un profit warning en toda regla en su presentación de resultados anuales. Algunas firmas de análisis como Ibersecurities incluso apuntan que podría necesitar una ampliación de capital. La acción ha caído en Bolsa el 14,7% tras anunciar sus cuentas y pierde el 19% en el último mes, el segundo mayor retroceso del Ibex 35.

Banesto destaca entre los medianos Es el mediano que mejor está sorteando la crisis. Sus acciones, aunque acusan un retroceso del 29,3% en el año, sufren un castigo ligeramente menor al del resto de bancos de mediano tamaño. Su balance del último mes es incluso positivo, condición que sólo comparte entre los bancos españoles con su matriz Santander. Cotiza con un PER de 7,9 veces, superior al de Popular (6,7) e inferior al de Sabadell (8,9).