Automóvil

Pérdidas de 10.000 millones en General Motors el segundo trimestre

General Motors cerró el segundo trimestre del año con unas pérdidas cercanas a los 10.000 millones de euros, muy por encima de las previstas por los analistas, debido, entre otras cosas, a una caída del 18% en la facturación global.

Pérdidas de 10.000 millones en General Motors el segundo trimestre
Pérdidas de 10.000 millones en General Motors el segundo trimestre

El gigante estadounidense del automóvil General Motors sigue sin levantar cabeza. El grupo cerró el segundo trimestre del año con unas pérdidas de 15.500 millones de dólares (9.960 millones de euros), las terceras mayores de su historia. Los resultados, que contrastan con los 891 millones de dólares de beneficio (572,5 millones de euros) del mismo periodo de 2007, se vieron lastrados, entre otros aspectos, por un descenso del 20% de las ventas en EE UU así como por el menor valor de sus operaciones de leasing.

Sin tener en cuenta los elementos no recurrentes, las pérdidas del trimestre alcanzan los 6.300 millones de dólares (4.047 millones de euros), hasta cuatro veces más de las esperadas por los analistas. Las huelgas que ha sufrido el grupo provocaron un recorte de 9.900 millones de dólares (6.360 millones de euros) de los ingresos en Norteamérica y la facturación a nivel mundial se redujo un 18%, hasta los 38.200 millones de dólares (24.535 millones de euros).

Tras conocerse estas cifras, las acciones de la compañía cayeron un 7,6% en Nueva York, hasta los 10,23 dólares por título. En lo que va de año, General Motors se ha dejado más de un 55% de su valor en el parqué.

El grupo registra los terceros peores resultados de su historia en un trimestre

La situación de la compañía con sede en Detroit vuelve a poner contra las cuerdas a su máximo responsable, Rick Wagoner, que trata de reconducir la situación financiera de un grupo que, desde 2004, ha comunicado pérdidas por valor de 69.800 millones de dólares (44.845 millones de euros). Wagoner está dando un impulso a la producción de vehículos con un menor consumo de carburante para compensar el descenso en las ventas de todocaminos tras el alza del crudo y, además, pretende generar hasta 17.000 millones de dólares (10.920 millones de euros) en efectivo para 2009 mediante un recorte de costes, la venta de determinados activos y nuevos créditos.

La disponibilidad de efectivo es uno de los factores que arrojan más sombras sobre el futuro del grupo. Sólo en el segundo trimestre, General Motors hizo uso de 3.600 millones de dólares en cash (2.313 millones de euros), una tendencia que se está acelerando a medida que las ventas caen más de lo previsto. Analistas e inversores temen que unos niveles de liquidez demasiado ajustados puedan afectar al desarrollo normal de las operaciones.

La evolución del negocio de General Motors en Norteamérica fue a peor, con unas pérdidas que aumentaron hasta los 9.300 millones de dólares (5.975 millones), al igual que en la región de Asia-Pacífico, donde el beneficio dio paso a unos números rojos de 163 millones de dólares (104,7 millones de euros). Por contra, las actividades en Europa y en el área de Latinoamérica, África y Oriente Próximo consiguieron unos resultados positivos de 20 y 445 millones de dólares (12,8 y 286 millones de euros), respectivamente.

Los malos resultados de la filial financiera del grupo fueron responsables directos de 1.200 millones de dólares (771 millones de euros) en las pérdidas registradas. La filial ha tenido que ajustar a la baja el valor de venta de los automóviles que tiene en leasing, con un impacto negativo de 2.000 millones de dólares (1.285 millones de euros).

Meses negros para los grandes del sector del automóvil

General Motors no es la única víctima de la crisis que sacude al sector del automóvil a nivel mundial. El alza en los precios del petróleo y las materias primas, la crisis financiera, la debilidad del dólar y la ralentización de la economía estadounidense también han pasado factura a BMW, que ha visto reducido su beneficio trimestral a los 602 millones de euros, un 44% menos que el logrado en el mismo periodo de 2007, lo que llevó al fabricante alemán a advertir el viernes que no podrá cumplir los objetivos previstos para este ejercicio. En la misma línea, el resultado operativo de Nissan empeoró un 43%.

Con anterioridad, Ford comunicó unas pérdidas trimestrales récord, Toyota tuvo que rebajar sus objetivos de ventas y Renault, Honda y Daimler han tenido que revisar a la baja su previsión de resultados.