Bolsas

Las apuestas bajistas crecen en 26 firmas del Ibex en dos meses y medio

Desde el 20 de mayo, cuando el Ibex 35 comenzó la caída desde los 14.247,6 puntos, el capital prestado, que suele revelar apuestas bajistas, ha crecido en el 74,3% de las compañías que forman el selectivo. En 25 empresas, el capital en manos de terceros supera actualmente el 10%.

Con la tormenta bajista que está cayendo en las Bolsas, los inversores aguzan el ingenio y ponen en práctica estrategias para sacar partido de la debilidad bursátil. No en vano, la operativa del préstamo de valores, utilizada habitualmente para ganar dinero con los retrocesos, ha crecido en 26 de las 35 firmas del índice respecto al cierre del 19 de mayo, según los datos del último boletín de la Bolsa de Madrid, referidos al 28 de julio.

'En los últimos tiempos, está notándose un aumento general en la operativa de préstamo de valores y, en particular, en los bancos pequeños, las constructoras y las inmobiliarias', señala Laura Henostroza, operadora de RBC-Dexia, entidad pionera en España en este tipo de operativa.

Los valores en los que más ha aumentado el capital prestado son Criteria, donde el número de títulos en manos de terceros se incrementó un 100,9%, hasta los 78,4 millones, Acerinox (90,8%), Cintra (73,6%), Gas Natural (42%), Repsol (38,3%), OHL (34,3%) y Acciona (33,3%). En el lado opuesto, ha descendido de forma notable en Telefónica (-38,4%), Iberdrola (-28,5%) y Técnicas Reunidas (-23,2%).

Curiosamente, el préstamo se ha disparado en Unión Fenosa (394%) y ACS (590,2%), aunque fuentes del mercado descartan que dichas posiciones impliquen apuestas bajistas. De hecho, la experta de RBC Dexia especifica que esta operativa se utiliza también para dar cobertura a instrumentos financieros y no sólo para realizar apuestas a la baja.

'En una situación de crisis como la actual, es común que se utilice esta estrategia, pero, eso sí, hay que tener presente que es un arma de doble filo, puesto que puede dar lugar a compras masivas con el objetivo de cerrar las posiciones', explica Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities.

La operativa consiste, esencialmente, en tomar prestados títulos de un determinado valor, venderlos y recomprarlos más tarde a un precio inferior. Si bajan, el inversor se embolsará la diferencia y devolverá las acciones al prestamista junto con los intereses correspondientes, que pueden alcanzar el 15% anual en caso de que la demanda sobre el valor sea elevada. Por ejemplo, si el trader vende Telefónica a 16 euros y cae hasta 14 ganará dos euros por acción. En caso de que suban, la operación es perdedora y tendrá que recomprar los títulos a un precio superior, asumiendo las pérdidas. De ahí, que pueda generarse una espiral alcista, provocada por las compras efectuadas con el objetivo de poner fin a una estrategia fallida. Así se explicarían, en parte, los convulsos movimientos de las Bolsas en los últimos meses.

Según los datos correspondientes al 28 de julio, 25 compañías del Ibex tienen prestado al menos el 10% de su capital y en siete supera incluso el 20%, como ocurre con Banco Popular (39,9%), BBVA (27,1%), Banco Santander (26,9%) y Repsol (23,4%).

La SEC pondrá coto a la especulación

El guardián estadounidense de los mercados, la SEC, ha ampliado la restricciones, vigentes desde el pasado 21 de julio, a las apuestas bajistas en Bolsa sobre 19 valores financieros. La medida fue concebida para que no pudieran realizarse ataques bajistas al descubierto -sin ni siquiera disponer de los títulos, como ha de hacerse en el mercado español para poder apostar a la baja- sobre determinadas entidades especialmente relevantes para la estabilidad del sistema financiero de Estados Unidos.

En principio, la medida fue concebida para que expirara el pasado martes, pero el organismo presidido por Cristopher Cox anunció a última hora de la jornada del vencimiento que su efecto se prorrogará hasta el próximo 12 de agosto, puesto que continúa 'preocupado sobre la amenaza actual de trastornos en los mercados y sus efectos sobre la confianza de los inversores'.

Pero la SEC no se quedará ahí, ya que en el comunicado adelanta que estudiará la puesta en marcha de una regulación específica que proporcione protección adicional contra las apuestas bajistas al descubierto.

La polémica sobre esta operativa surgió al calor de las bruscas caídas en Bolsa de las entidades semipúblicas Freedie Mac y Fannie Mae, que se quejaron de la presión bajista que sufrían sus cotizaciones debido a este tipo de apuestas.