Finanzas

Aguirre impone un precio tasado para dar salida a 25.000 viviendas

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha decidido intervenir en el mercado de la vivienda, convirtiendo 25.000 casas libres en viviendas de precio concertado. Esperanza Aguirre ha conseguido que la gran banca ofrezca financiación en condiciones preferentes -entre 3.500 y 8.000 millones- para adquirir casas a un máximo de 3.200 euros por metro y absorber el stock inmobiliario en la región.

Aguirre impone un precio tasado para dar salida a 25.000 viviendas
Aguirre impone un precio tasado para dar salida a 25.000 viviendas

Santander, BBVA, La Caixa, Caja Madrid, Popular y Banesto han decidido acogerse al acuerdo que Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha firmado con la Asociación de Promotores Inmobiliarios (Asprima), el Colegio de Notarios de Madrid y el Colegio de Registradores de la capital un acuerdo para dar salida al stock inmobiliario de la región. Aguirre, quien se definió ayer como 'liberal', argumentó que 'aunque el mercado es el instrumento idóneo de ajuste, eso no quita para que desde las administraciones públicas ayudemos al sector'.

La presidenta de Madrid estimó que a final de año habrá en la comunidad un total de 25.000 viviendas en stock 'a la espera de compradores', por lo que ha decidido convertir los inmuebles de precio libre en casas de precio concertado, lo que supondrá un máximo entre 2.000 y 3.200 euros por metro cuadrado, dependiendo de la ubicación del inmueble.

El acuerdo estipula que para las viviendas de 100 metros cuadrados, el coste total se situará entre 200.000 y 320.000 euros. El director general de la Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid, Juan Van-Halen, calcula que el acuerdo podría dar origen a que los bancos pongan sobre la mesa entre 3.500 millones (tomando como referencia la hipoteca media de 140.000 euros) y 8.000 millones (si se alcanzara el tope de financiación al precio máximo). No obstante la cifra será algo menor, porque la mayoría de las entidades no financiarán más del 80% del valor de tasación.

El coste máximo de una vivienda de 100 metros será de 320.000 euros

Los promotores que suscriban esta medida, siempre voluntaria, rebajarán de media un 20% el precio de los inmuebles. El límite máximo corresponderá a la zona A que comprende Madrid, Alcobendas, Las Rozas, Majadahonda y San Sebastián de los Reyes. La zona B -Alcalá de Henares, Alcorcón, Collado Villalba, Móstoles, Getafe y Rivas- podrá venderse a 2.600 euros máximo mientras que la zona C -El Molar, Hoyo de Manzanares, Moralzarzal y San Agustín- no superará los 2.000 euros.

Las condiciones preferentes de la banca se aplicarán tanto en el tipo de interés variable como fijo. Los notarios, por su parte, se comprometen a rebajar un 10% los aranceles y los registradores, un 50% el coste de las notas simples.

Con ello, se persigue reactivar la demanda. 'Incluso si existen personas que tienen dificultades a la hora de abonar una entrada, podrán acogerse al alquiler con opción de compra', comentó Aguirre. De esta forma, los inquilinos se convertirán en tres años en propietarios, frente a los siete años del Plan Joven de la comunidad. En este caso, la renta inicial equivaldrá al 4,5% del precio total de venta, entre 750 y 1.200 euros para 100 metros cuadrados. Además, un 50% del alquiler se descontará del precio total de la vivienda si finalmente se opta a la compra.

El plan desbloqueará la falta de liquidez que está poniendo en peligro a algunos promotores con la crisis financiera. La presidenta de la Comunidad de Madrid dio las gracias a todos los participantes del proyecto, y valoró especialmente a los banqueros por apoyar la iniciativa en un momento donde existe un 12% de déficit exterior y necesidad de financiación exterior.

Según el Instituto Nacional de Estadística hasta mayo las ventas de vivienda cayeron en España un 27% y un 34% en el último mes. El número de viviendas iniciadas ascendió a 750.000 en 2006 y un año después 135.000 se encontraban en stock. El sector de la construcción en Madrid supone el 9,8% del PIB regional y da empleo a 300.000 trabajadores.

El compromiso de los banqueros

Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid, defendió el acuerdo y añadió que 'el gobierno podría adoptar iniciativas similares', aunque también matizó que 'cualquier medida de su parte sería muy bien recibida'. El presidente de Caja Madrid se mostró convencido de que Martinsa Fadesa devolverá su deuda, que en el caso de las cajas representa 3.600 millones y 1.600 millones en los bancos.

Roberto Higuera, vicepresidente de Banco Popular, no quiso pronunciarse sobre si el gobierno debería crear un acuerdo marco, dado que las competencias de vivienda están delegadas a las comunidades autónomas, pero recalcó que con este proyecto 'se demuestra que los bancos seguimos financiando el crédito y que no nos habíamos retirado de la financiación hipotecaria'. Higuera señaló que 'las condiciones preferentes' se verán caso por caso, pero significan 'las más favorables posibles, lo cual supone ratificar el compromiso de los bancos en la reactivación del mercado inmobiliario'.

El presidente de la Asociación Hipotecaria, Gregorio Mayayo, aclaró que en este convenio no se han concretado las condiciones favorables de las entidades financieras ni en tipo de interés ni en comisiones de los préstamos que se firmen. 'Se trata, pues, de una oferta que se realizará a quienes decidan subrogarse en las promociones ligadas que finalmente se acojan al acuerdo', concluye Mayayo.