Mercados

El descenso del precio del petróleo tira de las Bolsas

Primera jornada alcista de la Bolsa después de tres días seguidos de caídas. El Ibex subió ayer un 1,73% y cerró en 11.683,8 puntos, al calor del acuerdo de fusión entre Iberia y British Airways; los buenos resultados de empresas como Santander y Gamesa, y del descenso del precio del petróleo.

Tocaba subir y las perspectivas sombrías no hicieron mella en la Bolsa. El Ibex vivió ayer su mejor jornada en una semana, se acerca a los 11.700 puntos y acumula un avance del 4,77% desde el mínimo anual, registrado el pasado día 15 (11.151,6 puntos).

El optimismo de la Bolsa española coincidió con el de Wall Street, donde la combinación de un descenso notable del crudo, buenos resultados empresariales y una mejora en la confianza de los consumidores permitió un fuerte rebote. El Nasdaq ganó un 2,45%; el Dow Jones, un 2,39% y el S&P 500, un 2,34%.

En Europa, la apertura alcista de Nueva York apenas tuvo repercusión: el Dax subió un 0,75%, pero el Footsie sólo un 0,12% y el Cac, un 0,09%. Números que contrastan con el 1,73% que registró el Ibex.

El índice español sube un 4,8% desde mínimos y se sitúa en 11.683,8 puntos

En España, la estrella del día fue Iberia, cuya cotización fue suspendida durante aproximadamente una hora; cuando volvió a cotizar, el valor se disparó y concluyó el día con un alza del 20,73%. El acuerdo de fusión con British Airways, una historia que lleva años coleando, fue muy bien recibido por los inversores.

Pero había más que celebrar: el banco Santander presentó sus cuentas trimestrales con un incremento del beneficio del 6%, muy por encima de lo esperado, lo que redundó en un alza del 2,33%. Telefónica, un valor muy castigado recientemente, rebotó con fuerza y ganó un 2,88%. Gamesa triplicó beneficios gracias a extraordinarios y el mercado lo premió con un alza del 6,37%.

A estas buenas noticias se sumó un brusco descenso del precio del petróleo, que añade más dudas a la teoría de que la escalada del barril responde estrictamente a razones de oferta y demanda. Sin que ningún escenario macro haya cambiado de forma sustancial, el crudo Brent, de referencia en Europa, ha pasado en menos de un mes de 146,1 a 122,7 dólares por barril. El crudo West Texas, indicador americano, ha seguido una tendencia simila. El West Texas cayó ayer un 2% y el Brent, un 2,49%.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que hace mes pronosticaba alzas durante el verano del orden del 75% en el precio del barril, ahora no descarta que el crudo baje hasta los 80 dólares.

En cualquier caso, Wall Street valoró positivamente la menor presión del crudo. El índice de confianza de los consumidores que publica el instituto Conference Board, mejoró ligeramente del 50,4 de junio a 51,9 puntos en el dato de este mes. Con esos datos y partiendo, eso sí, de las fuertes caídas del lunes, los inversores decidieron entregarse a las compras.

La relación euro-crudo

La relación entre la cotización del euro contra el dólar y la evolución del petróleo, que se negocia en dólares, se ha estrechado desde el mes de mayo, hasta el punto de que ambos comenzaron la actual racha bajista al mismo tiempo. La moneda única perdió ayer un 1% contra el dólar y, en consecuencia, la cotización del crudo Brent cayó rápidamente (-2,49%). El hecho de que ambos activos hayan fluctuado con bastante similitud ha abaratado mucho la factura del petróleo en la UE. Medido en euros, el barril cotizaba ayer a 78,7 y acumulaba una revalorización del 39,3% en 12 meses; en dólares, el Brent ha subido nada menos que un 59,6%.