OMC

Fracasan las negociaciones de Ronda de Doha para liberalizar el comercio mundial

Las negociaciones para salvar la Ronda de Doha, un proceso destinado a liberalizar más el comercio mundial, han fracasado, reconoció hoy la representante de Comercio de Estados Unidos, Susan Schwab.

Las principales potencias comerciales (Australia, Brasil, China, Estados Unidos, India, Japón y la Unión Europea) no llegaron a un acuerdo sobre cómo y cuánto abrir sus mercados agrícolas e industriales, en cuánto los países ricos debían bajar sus subsidios y qué tipo de protección debía permitirse a los países pobres.

¢Estábamos tan cerca de lograrlo,¢ se lamentó la representante comercial estadounidense, Susan Schwab, ante los periodistas en la sede de la OMC, luego de que los países no lograron ponerse de acuerdo en medidas para proteger a los agricultores de los países pobres.

¢Estados Unidos se mantiene comprometido con la Ronda de Doha. æpermil;ste no es un momento para hablar sobre el colapso de la ronda,¢ dijo Schwab, que apareció frustrada y disgustada. ¢El compromiso de Estados Unidos sigue en la mesa, esperando respuestas recíprocas,¢ añadió.

Mientras el colapso de la ronda parecía más evidente, el ministro de Comercio de Nueva Zelanda, Phil Goff, se conformaba con que las conversaciones puedan continuar posteriormente. ¢Espero (...) que lo que hemos logrado esta semana pueda usarse al menos para construirlo como una base para el futuro,¢ señaló el diplomático.

Las negociaciones para un acuerdo comercial global que reduzca las barreras a las exportaciones empezaron en el 2001, poco después de los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos, con la esperanza de alentar a la economía global y ayudar a los países pobres.

Estas discusiones han pasado de una crisis a otra desde entonces, y se arriesgaban a una nueva demora de años si no se lograba un avance superador, debido a las elecciones presidenciales de Estados Unidos y otros factores.

Washington se opuso a una propuesta de India, China e Indonesia para asegurar medidas tendientes a proteger a sus agricultores en caso de que un acuerdo dentro de la Ronda de Doha inunde sus mercados repentinamente con importaciones baratas.