Diario de a bordo

Un mal presagio para la Bolsa

El rebote se frena en las primeras resistencias.

Existe una figura mítica del fútbol de México, de los años en que el mundo andaba enredado en la II Guerra Mundial, llamada Felipe 'La marrana' Castañeda. Felipe era una persona tremendamente supersticiosa. Como era portero, una de sus manías era la de colocar amuletos en su portería por todos lados. Además, tenía la costumbre divertidísima de recitar letanías cada vez que se le acercaba el equipo contrario, y cuentan -es para partirse de risa- que cada vez que el equipo contrario hilvanaba una jugada y él veía que corría peligro de gol decía a grito pelado que Santa Lucía le quitara la visión a la delantera del equipo contrario.

Pero nos queda lo más divertido. Si le llamaban 'La Marrana' era con cierta razón, pues su principal superstición no era otra que cada vez que atrapaba el balón, y ya saben que a lo largo de un partido un portero hace eso muchísimas veces, pensaba que le daba mala suerte ¡si no echaba un escupitajo en el balón!

Supersticiones y manías son normales en la mente humana, pero en Bolsa hay que evitarlas a toda costa, aunque también son muy habituales, y más en estos tiempos difíciles en los que uno no sabe muy bien a qué agarrarse. Afortunadamente tenemos el análisis técnico al que recurrir en este tipo de situaciones, para intentar ver las cosas de una manera objetiva.

Y el análisis técnico esta semana no puede ser más claro. Hemos estado bastantes días en un rebote fomentado por la bajada del petróleo. ¿Cosa de meigas el que baje por fin después de tantas subidas? Tampoco aquí hacen falta las supersticiones. Según muchos analistas, el petróleo parece que ha bajado por una razón muy clara: la SEC tomó medidas para impedir que se abrieran ventas en descubierto sobre una serie de valores financieros, bajo determinadas condiciones. La operación de moda entre hedge y grandes operadores era el spread comprado de petróleo y vendido, o corto, en el sectorial financiero. Tras estas medidas, muchas manos fuertes recurrieron a cerrar sus ventas en el sector financiero y, claro, éstas tenían que cerrar la otra parte del spread vendiendo petróleo. æpermil;sta parece ser la verdadera causa de la bajada del crudo, pero evidentemente no es una causa fiable.

Si observamos el gráfico superior, podemos ver como el Dow Jones ha formado a cierre del jueves una muy fea figura de estrella de la noche en velas japonesas, que tras una subida previa suele ser figura de vuelta bajista. Además, refuerza la fortaleza de esta figura bajista el hecho de que se produzca exactamente justo encima del retroceso de Fibonacci del 38,2% de toda la subida anterior. Los operadores nunca tuvieron claro el rebote, y en cuanto llegó a la primera resistencia significativa han empezado a cerrar. Todo esto, y sin recurrir a las supersticiones, es un mal presagio. Cómo se hubiera puesto el bueno de Felipe 'La Marrana' Castañeda si hubiera sido inversor y se hubiera encontrado con este panorama...

La visibilidad sigue siendo nula en el medio plazo, y continúa siendo aconsejable olvidar el mercado por el momento.