Alemania

La confianza empresarial alemana baja tras el riesgo de frenazo en la actividad

La confianza empresarial cayó en julio en Alemania al nivel más bajo desde septiembre de 2005, según el Instituto de Investigación Económica (IFO). El índice de confianza cayó a los 97,5 puntos desde los 101,3 en los que se situaba en junio. Esta caída, de 3,7 puntos, es la mayor que se recuerda desde los atentados del 11-S.

El retroceso, que se ha producido en todos los sectores empresariales, se debe a las perspectivas de frenazo económico que el encarecimiento del petróleo y la subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo han producido en Alemania.

El Gobierno prevé un frenazo temporal en su economía, la mayor de la zona euro, en el segundo trimestre, aunque se mantiene optimista pues la tasa interanual seguirá siendo positiva.

Angela Merkel, la canciller alemana, espera que el crecimiento se ralentice visiblemente el próximo año, pero cree que la economía de su país está actualmente mejor equipada que otras para hacer frente al bajón coyuntural mundial.

El Bundesbank estimó el lunes pasado que la caída en primavera fue del 0,5%, en contraste con el fuerte crecimiento, del 1,5%, que se experimentó en los tres primeros meses del año.

'Las empresas están más insatisfechas con su situación actual y se manifestaron notablemente más reservadas respecto a las perspectivas para los próximos seis meses' según el presidente del instituto de investigación económico muniqués, Hans-Werner Sinn, informó Efe. 'Estos resultados sugieren que el auge económico ha llegado a su fin'.

Los empresarios alemanes prevén una ralentización de la expansión de las exportaciones y se ha mermado su disposición a contratar más personal. La tendencia a la baja también se nota en los sectores de la construcción y de ventas, tanto mayoristas como minoristas.

El IFO, que calcula este importante indicador mediante encuestas mensuales a 7.000 empresas, toma como base el año 2000, al que asigna el valor de 100.