Saldo fiscal

Solbes no descarta un déficit en el conjunto de las Administraciones

La crisis económica ha acabado en pocos meses con tres años de superávit fiscal. Las cuentas del Estado ya están en números rojos, y parece que tardarán en regresar al negro. Pero, además, el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, reconoció ayer que tanto este año como en 2009 el saldo del conjunto de las administraciones públicas -suma de los datos del Estado, Seguridad Social, comunidades autónomas y ayuntamientos- puede ser también deficitario. 'Si el crecimiento es claramente inferior al 2,3% del que partían nuestras hipótesis, posiblemente a final de año estemos en un ligero déficit global', afirmó.

Y las nuevas previsiones que maneja su Ministerio son, en efecto, inferiores a ese porcentaje. Solbes anunció que en los próximos días publicará la nueva previsión oficial del avance del PIB para este año. Un dato que será inferior al actual.

'No es realista salir con una cifra de crecimiento del 2,3% para hacer la primera aproximación a los Presupuestos del Estado de 2009', subrayó. El ministro ya había declarado en varias ocasiones que la próxima previsión estará más cercana al 2%, o incluso ligeramente por debajo.

Pedro Solbes realizó estas declaraciones en un curso de verano organizado por la Escuela de Periodismo UAM/El País y la Fundación BBVA, en la localidad madrileña de Miraflores de la Sierra, un día después de conocerse que la administración del Estado terminó el primer semestre con un déficit del 0,42% del PIB, que equivale a 4.683 millones de euros.

Objetivo, la deuda

El vicepresidente, sin embargo, se mostró tranquilo: 'En el ámbito fiscal, la buena situación de las finanzas públicas no sólo hay que valorarla en términos de saldo presupuestario, sino también de deuda pública', explicó. Solbes destacó que la deuda española es del 36,2% del PIB, frente al 60% de la tasa de referencia europea, y añadió que su objetivo es conservar este nivel para este año y el siguiente.

'Por tanto, tenemos un importante margen para que el presupuesto desarrolle sus efectos contracíclicos', aseguró.

Del 'ajuste' a la 'corrección abrupta'

En su ponencia, el vicepresidente repasó las causas de la crisis financiera y su impacto sobre la economía española, principalmente en el sector de la vivienda. Una incidencia que, según él, ha transformado el 'ajuste inmobiliario' en una 'corrección abrupta'. 'Estamos haciendo la digestión del atracón de estos años', resumió. El titular de Economía defendió la actuación del Gobierno para combatir esta situación, aunque reconoció que la deducción fiscal de 400 euros a contribuyentes y pensionistas, que consideró 'correcta', ha agotado el margen para aplicar políticas discrecionales. Solbes soslayó que en la actual coyuntura lo mejor es dejar actuar a los estabilizadores automáticos. 'Si facilitamos las correcciones necesarias y atenuamos su coste social al final estaremos en mejores condiciones de partida una vez que pase la tormenta', sentenció.