Apuestas

Un billón de euros a favor de la caída de la Bolsa

Las apuestas bajistas se multiplican en todo el mundo.

Los gestores de cartera apostaron en julio un total de 1.400 millones de dólares (886 millones de euros) contra las sociedades hipotecarias estadounidenses Fannie Mae y Freddie Mac, según datos compilados por Bloomberg.

Más de 1,4 billones de dólares (886.000 millones de euros) en renta variable de todo el mundo están ahora en préstamo, alrededor de un tercio más que a principios de 2007, según datos de Spitalfields Advisors, firma con sede en Londres especializada en préstamos de valores. Casi todo eso se está utilizando para especular que las acciones caerán, según James Angel, un profesor de finanzas en la Universidad de Georgetown que estudia las ventas a corto. La desaceleración económica global ha alentado el aumento de ventas a corto, contribuyendo a provocar mercados bajistas en 22 de los 23 países incluidos en el índice MSCI World.

'Es una enorme cantidad de dinero'', afirma Peter Hahn, un investigador de la Cass Business School y ex director general de Citigroup, en Londres. 'Las ventas a corto han llegado muy lejos. Forman parte cada vez más de las actividades financieras corrientes y los inversores de largo tienen que comprender que los cortistas no son el demonio''.

Aunque los reguladores de Estados Unidos y Reino Unido han hecho más estrictas las normativas para los vendedores a corto, en medio de los temores a que sean ellos quienes estén acelerando este año los más de 11 billones de dólares en pérdidas en renta variable de todo el mundo, países desde Indonesia a India están abriéndose a esta práctica, que implica tomar prestados valores para venderlos con la expectativa de que pueden ser recomprados a un precio más bajo antes de devolver el crédito anterior.

Las ventas a corto en la Bolsa de Nueva York subieron el mes pasado al 4,6% de las acciones totales, el mayor aumento desde al menos 1931, según datos de Bespoke Investment Group.

Las ventas a corto de las acciones de Fannie Mae y Freddie Mac subieron antes de que las acciones se desplomaran este mes por el temor a que ambas sociedades necesiten un plan de rescate. Fannie Mae ha caído un 64% desde finales de junio, cuando las posiciones cortas (acciones prestadas y no devueltas) ascendían a 138,7 millones de acciones a 15 de julio. Freddie Mac ha perdido un 68% desde finales de junio al 15 de julio después de que el número de acciones en posiciones cortas ascendiera a 83 millones, el volumen más alto desde 1991.

El regulador batalla contra la venta a corto

Ayer entró en vigor la normativa de la SEC que limita las operaciones bajistas en 19 empresas financieras estadounidenses, con el objetivo de evitar que la especulación provoque desplomes bursátiles como los de Fannie Mae y Freddie Mac.

El regulador estadounidense prohíbe desde ayer y hasta el 29 de julio realizar operaciones de venta a corto (tomar prestados títulos para venderlos en el mercado y comprarlos a un precio más barato) sin haber tomado posesión de los títulos prestados. Esta prohibición es temporal.

El objetivo es evitar la especulación, ya que la venta a corto realizada sin tener propiamente las acciones en préstamo es más rápida y permite aprovechar mejor los mercados bajistas, en perjuicio de la cotización de las entidades contra las que se opera.