'Wall Street Journal'

Martinsa es "la mayor víctima europea del estallido de la burbuja inmobiliaria"

El grupo inmobiliario Martinsa Fadesa, que tramita su concurso voluntario de acreedores (suspensión de pagos), se ha convertido en "la mayor víctima europea del estallido de la burbuja inmobiliaria", según publica hoy The Wall Street Journal.

"El martes España fue víctima de la mayor quiebra de su historia, cuando el grupo inmobiliario Martinsa Fadesa, con una deuda cercana a los 5.200 millones de euros, se acogió a las leyes de protección de bancarrota" (solicitud de concurso voluntario de acreedores), asegura el diario estadounidense.

En una información de portada, el rotativo añade que "la bancarrota de Martinsa Fadesa repercute negativamente en un sector que ya está sintiendo los estragos del derrumbe en las ventas de viviendas y de los estándares de crédito más estrictos provocados por la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos".

Para el diario económico, los crecientes problemas en el mercado inmobiliario español anticipan "un episodio más sombrío" para los bancos europeos.

Además de las pérdidas relacionadas con los mercados de valores estadounidenses, "la desaceleración de sus economías y las caídas de los mercados de bienes inmobiliarios podrían forzarlos a provisionar más dinero para protegerse contra posibles pérdidas", explica.

"Hasta hace unas semanas Europa pensaba que podría eludir lo peor del bache de la economía mundial. Ahora, sin embargo, parece que la eurozona se encamina a un aterrizaje forzoso y tal vez una recesión", afirma el diario.

Ello demuestra, según The Wall Street Journal, que el bajón económico que se inició en Estados Unidos hace un año se está contagiando a otras regiones.

Añade que al comienzo de la década, la última vez que Alemania y las principales economías europeas sufrieron una crisis, España, Irlanda y otros países más pequeños ayudaron a mantener el ritmo, con lo que Europa "esquivó una recesión y comenzó una recuperación que se prolongó hasta ahora".

Sin embargo, ahora "el sector inmobiliario español está en descenso y se espera que la economía, centrada la cultura del ladrillo, entre en recesión este año, terminando con una década de crecimiento acelerado".