Aerolíneas

La IATA pide a los gobiernos que cesen las presiones impositivas sobre las aerolíneas

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) solicitó hoy a los gobiernos la supresión de los impuestos medioambientales a las aerolíneas y clamó por la implantación de soluciones globales que reducirían de manera real las emisiones del sector aéreo en un 2%.

Según explicó el director general de la IATA , Giovanni Bisignani, en el marco de la feria aeronáutica de Farnborought, "los impuestos no reducen las emisiones, sólo mejoras operativas y tecnológicas pueden hacerlo".

La IATA siempre se ha posicionado en contra de la inclusión del sector de la aviación en la directiva comunitaria de comercio de emisiones (ETS).

Bisignani recordó que la industria aérea está en crisis y calculó en 190.000 millones (119.507 millones de euros) la factura de combustible para la misma lo que representa un tercio de sus costes totales.

"El ahorro de combustible es una cuestión de supervivencia", aseguró, recordando que aún así, Europa está fijando medidas punitivas "supuestamente destinadas a reducir las emisiones contaminantes".

Bisignani aseguró que estos impuestos, aunque se realicen bajo el emblema medioambiental "no hacen nada para recortar las emisiones, y se refirió a dos tributos en particular, el impuesto de pasajeros aéreos (APD por sus siglas en inglés) de Reino Unido y la directiva ETS, "cuya aplicación unilateral es incorrecta", concluyó.