æscaron;ltima

El fútbol y el automovilismo se unen en una nueva competición

La Superleague Fórmula, que arranca en agosto, enfrentará a coches de grandes clubes.

Fue Woody Allen quien escribió: 'Tengo una noción, con un poco de dinero espero convertirla en concepto y, con un poco más, en idea'. Es lo que han hecho los empresarios Alex Andreu y Robin Webb, que llevan cinco años desarrollando una iniciativa aparentemente sencilla -unir dos de los deportes más populares en un nuevo espectáculo- para fundar una empresa que pretende generar 350 millones de euros al año. El resultado es la Superleague Fórmula, una competición de carreras con vehículos similares a los de la Fórmula 1 que utilizan la imagen de populares clubes de fútbol. 'Se trata de ofrecer entretenimiento, ocio y espectáculo juntando dos de los deportes que más pasiones despiertan', explica Andreu.

El negocio parece sencillo. Los clubes no desembolsan ningún dinero, ceden su imagen y se llevan un porcentaje sobre los ingresos. En conjunto, el 30% de las ganancias totales. Las escuderías -que proceden en gran parte de los campeonatos de GP2 y Fórmula 3- se llevan el 27%; y los organizadores, el 43%. 'A los cinco años de competición, un club puede haber ganado entre 15 y 24 millones de euros', subraya Alex Andreu, especialista en marketing deportivo. La inversión total realizada será de 42 millones y la financiación proviene de instituciones y personalidades de España, Reino Unido y EE UU, como un hedge fund de Nueva York, el fondo de capital riesgo español Clave Mayor, el propietario de Air Asia o Plácido Arango (dueño de la cadena Vips).

Este año se celebrarán seis competiciones, cada una compuesta de dos carreras. La primera será en Donington (Reino Unido) el fin de semana del 30 y 31 de agosto, y la última en Jerez el 22 y 23 de noviembre. Según Andreu, las carreras serán retransmitidas en España por una televisión en abierto, aunque aún no han cerrado el contrato con ella.

El proyecto pretende atraer a los aficionados de ambos deportes en un espectáculo que costará entre 35 y 40 euros todo el fin de semana

Competirán entre 18 y 20 coches. A falta de firmar los acuerdos con algunos grandes clubes, según explican los organizadores, cuentan con equipos como Milan, Borussia Dortmund, Sevilla o el brasileño Flamengo. Hay incluso un club chino, Beijing Guoan, y otro de Emiratos Árabes, Al Ain. 'Hemos elegido a los países participantes según su cobertura territorial y la importancia de sus mercados futbolístico y del motor', comenta Andreu. Entre los pilotos, destacan el holandés Robert Doornbos, que debutó en Fórmula 1 en 2005 y correrá con el coche del Milan; y el español Borja García, piloto de GP2 que defenderá los colores del Sevilla. 'Pretendemos atraer, por un lado, a los seguidores del club de fútbol, y por el otro, a los amantes del motor', explica Andreu. La entrada para los dos días costará entre 35 y 40 euros y será gratis para los menores de 10 años.

Para fomentar la igualdad en la competición, todos los coches serán idénticos, unos monoplazas V-12 con 750 caballos de potencia. Además, se utilizará el sistema de parrilla invertida, por el que en la salida de la segunda carrera se invierten las posiciones obtenidas en la primera (así, el ganador comenzará el último). 'No queremos que ganen siempre los McLaren o Ferrari de turno', destaca Andreu. 'Se trata de añadirle al automovilismo la fuerza del fútbol: la posibilidad de que David gane a Goliat'.