Balanzas fiscales

Madrid, Baleares y Cataluña encabezan la solidaridad territorial

El Gobierno presentó ayer, por primera vez en democracia, las balanzas fiscales. No hubo sorpresa. Madrid, Baleares, Cataluña y la Comunidad Valencia son los territorios con un mayor déficit fiscal frente al Estado. En el caso de Madrid y Cataluña, llega a superar los 14.000 millones de euros.

Tras años de reclamaciones por parte del nacionalismo catalán, ayer el Gobierno presentó las balanzas fiscales correspondientes a 2005. Calculan qué aporta cada comunidad a las arcas públicas y qué reciben del Estado. Carlos Ocaña, secretario de Estado de Hacienda, dedicó buena parte de la presentación a reiterar que los resultados no condicionarán la actual reforma de la financiación autonómica.

La dificultad metodológica llevó al Gobierno a presentar hasta seis balanzas fiscales. Cuatro de ellas calculadas, con algunas variantes, a partir del sistema llamado carga-beneficio, que implica imputar los ingresos tributarios y los gastos allí donde residen los contribuyentes y beneficiarios. Las dos restantes se han elaborado a partir del sistema flujo monetario, donde ingresos y gastos se imputan allí donde se produce la actividad. Si bien los resultados entre un modelo y otro difieren, siempre aparecen Madrid, Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana con un mayor déficit fiscal frente al Estado.

En el lado opuesto -aparte de Ceuta y Melilla- Extremadura, Asturias y Galicia son las comunidades receptoras de mayor solidaridad. El saldo positivo de Extremadura ronda los 2.300 millones de euros. 'Para sorpresa de nadie, las comunidades con más renta per cápita presentan un mayor déficit', manifestó Ocaña, quien defendió que ello demuestra que el sistema es progresivo.

Y rehuyó entrar a valorar si el déficit fiscal de algunas comunidades era excesivo. En Madrid, el déficit fiscal mediante el sistema carga-beneficio alcanza hasta el 9,13% de su PIB (14.613 millones de euros). En cambio, con el modelo flujo monetario -donde Madrid, por ser capital, se le imputan más gastos del Estado- Baleares aparece como la comunidad con un mayor déficit, del 14,20% (3.190 millones de euros). Cataluña, dependiendo del modelo utilizado, se mueve entre un déficit del 6,5% y el 8,7% de su PIB (14.807 millones de euros). Los datos se sitúan un punto por debajo de la balanza fiscal que publicó la Generalitat hace una semana.

Desde 1960 se han elaborado hasta 36 estimaciones de balanzas fiscales, sin embargo, el Gobierno defiende que sus cálculos son más fiables ya que cuentan con mucha más información.

Extremadura, Asturias y Galicia, las regiones con un saldo positivo mayor

La Generalitat, en busca de nuevos aliados

'Si hace falta, incluso con Madrid'. Josep Huguet, consejero de Innovación del Gobierno catalán, defendió la unión de las comunidades con un mayor déficit -Madrid, Baleares y Comunidad Valenciana- para pedir al Ejecutivo central un modelo de financiación 'más justo'. Según el consejero y miembro de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el actual modelo de financiación es 'insuficiente e injusto'. Al igual que el consejero de Economía catalán, Antoni Castells, Huguet considera que el déficit catalán es excesivo. Convergencia i Unió (CiU), en un tono más beligerante, pidió que el modelo de financiación 'corrija el expolio fiscal'.

Madrid, 'el doble de solidaria que Cataluña'

El consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, afirmó ayer que relacionar las necesidades de financiación y el saldo fiscal 'es contrario al principio de solidaridad'. Beteta afirmó que las balanzas fiscales 'demuestran que Cataluña es solidaria con el resto de España, y que Madrid es el doble de solidaria que Cataluña'. Otras comunidades gobernadas por el PP, como Castilla y León o Murcia, denunciaron que la publicación de las balanzas fiscales supone una pérdida de tiempo y sólo sirve para provocar el enfrentamiento entre regiones. La Rioja, por su parte, criticó que la publicación se haya acometido por 'contentar a Cataluña'.

El País Vasco, la rara avis del modelo autonómico

Si bien Carlos Ocaña defendió que el diseño fiscal es progresivo y redistributivo, comunidades que gozan de una alta renta per cápita como el País Vasco y Navarra, demuestran lo contrario. En algunas de las seis balanzas fiscales, el País Vasco -que en 2005 era la segunda región con un mayor PIB per cápita- aparece como beneficiario neto en su relación con el Estado. Navarra tiene un déficit fiscal entre el 1,15% y el 3,18% de su PIB, muy por debajo de regiones con menor renta per cápita. Ocaña defendió que relacionar los resultados de las comunidades con régimen foral -País Vasco y Navarra- con las demás es 'como comparar peras y manzanas'.

¿Quién se beneficia más por el AVE?

El Instituto de Estudios Fiscales (IEF), dependiente de Hacienda, ha dedicado entre 3.300 y 3.500 horas a elaborar las balanzas fiscales. El mayor problema es que existen multitud de mecanismos para calcular las balanzas fiscales y la casuística es extensa.

¿Quién se beneficia de la construcción de 1 km de AVE en la provincia de Soria? Por el método flujo monetario, la respuesta es fácil, Castilla y León, ya que allí se realiza la inversión. Para el modelo carga-beneficio, la cuestión es distinta. Es obvio que Castilla y León recibe beneficios directos durante la fase de construcción. Sin embargo, Madrid, Aragón y Cataluña (por donde pasa el AVE) también resultan beneficiadas. Y, en último término, tanto un gallego como un murciano pueden disfrutar del AVE a pesar de que no pase por su territorio.

¿Quién soporta el impuesto de sociedades de una empresa de Pontevedra, con dos centros productivos en Galicia y Murcia, cuyos propietarios son cántabros y que vende el 100% de su producción en Extremadura? En este caso, con el sistema flujo monetario, la imputación se distribuye entre Galicia y Murcia, que es donde está la actividad. Con el sistema carga-beneficio, una de las opciones es imputar el 70% a Cantabria (donde viven los accionistas) y el 30% a Extremadura, donde residen los consumidores.

Museo del Prado. Mediante el flujo monetario el gasto del Estado en el museo se imputaría a Madrid. Sin embargo, del Prado disfrutan no sólo los madrileños. Lo más normal es que se impute una parte a la Comunidad de Madrid y la otra se reparta entre el resto de regiones.