El gestor de la semana: Michael Sjostrom

'El mercado vuelve a mirar al sector farmacéutico'

Un gestor de referencia dentro del complicado mundo de la biotecnología. Lleva batiendo al mercado desde 1995 y nos explica cómo lo consigue.

La especialización en un mercado tan complejo y diverso como es el de la gestión de activos tiene sentido conceptualmente. Nadie puede presumir de ser un especialista en todo tipo de activos y productos financieros. Además existen numerosas pruebas de que funciona y este es el caso de la gestora canadiense Sectorial Asset Management (SAM), asesor de la gestora suiza Pictet para su fondo Pictet Funds Biotech. Michael Sjostrom es fundador y director de inversiones de SAM y gestiona directamente este fondo con la ayuda de una analista y un Consejo de Asesores Científico, especialista en el sector de la biotecnología.

Michael Sjostrom trabajó con anterioridad para Pictet y lleva gestionado el fondo desde su lanzamiento a mediados de los años noventa. Independientemente del largo historial, poco habitual en la industria, el fondo ha obtenido unos rendimientos en estos años muy superiores al de sus competidores. Aprovechamos la vista del señor Sjostrom a Madrid para analizar las claves de este comportamiento.

Una de las primeras particularidades que se observan es que la filosofía de gestión, que aun siendo botton-up, difiere en gran medida de los que es habitual en otro tipo de fondos de renta variable. El gestor explica que 'el primer paso es la generación de ideas para determinar la consistencia científica, seriedad u originalidad de las diferentes compañías en un sector donde muchas de ellas no tienen beneficios y dependen del proyecto o proyectos en los que se hayan embarcado'. Michael continúa aclarando que 'por consiguiente medidas tradicionales de valoración como los ratios PER, P/CF o PEG basados en beneficios son de uso limitado'.

El gestor nos explica además que para las valoraciones usan un modelo con un horizonte de tres años que tiene en cuenta ventas y beneficios de las compañías preseleccionadas y que termina fijando una rentabilidad anual esperada: 'Estas rentabilidades anuales esperadas para el trienio son luego puestas en comparación al riesgo inherente en las mismas. Para aquellas compañías grandes, diversificadas y que disfruten de beneficios en la actualidad se buscan rentabilidades anuales esperadas en el rango del 15%-20% mientras que para pequeñas compañías sin beneficios presentes las rentabilidades esperadas se elevan al rango del 30%-35%'.

Entre las causas que han llevado a este fondo no sólo a batir a sus referencias sino a destacar de manera muy sobresaliente con respecto a su competencia, el gestor nos da tres razones fundamentales. La primera sería una relativamente elevada concentración de la cartera. 'Siempre hay algunos valores que sufren grandes minusvalías, cuando el proyecto o específico negocio de una compañía fracasa, lo que perjudica el rendimiento Evitar la compra de estos valores es clave y pone de manifiesto que demasiada diversificación no suele funcionar'.

La segunda razón sería la gran cantidad de recursos en cuanto a apoyo del Consejo Científico, visitas a compañías y actores del sector o de la propia red de asesoramiento de SAM. Finalmente, Sjostrom hace referencia a la disciplina con que realizan el análisis a tres años vista y se exponen a determinados valores, sin dejarse llevar por tendencias y modas de corto plazo. Pone como ejemplo el revuelo alrededor del genoma hasta 2000, que perjudicó en sus rentabilidades relativas pero luego les compensó.

Llama la atención su exposición a valores de EE UU (un 85%), pero el gestor matiza que en los índices de referencia suele rondar el 80%; no existe un enfoque consciente de sobre ponderar Estados Unidos. Tampoco realizan o piensan realizar cobertura de tipos de cambio (Pictet dispone de una clase cubierta en euros). Finalmente, el plan del gestor es mantenerse completamente invertido independientemente de las circunstancias de mercado.

Director de análisis de Lipper

Un sector casi olvidado

A pesar del buen comportamiento relativo del fondo de Pictet, el sector de biotecnología y de salud en general ha sido una de las decepciones del último ciclo alcista. La rentabilidad media del sector de los últimos cinco años se encuentra en negativo. Michael Sjostrom piensa que ante la pujanza de otros sectores los inversores lo han situado fuera de foco. Sin embargo desde junio de 2007 el sector marcha mejor que el mercado gracias a su carácter no cíclico y defensivo. Las perspectivas para la biotecnología en concreto serían buenas gracias a unos buenos fundamentales y expectativas de crecimiento. La encuesta de Lipper entre gestores de fondos apoyaría esta visión, ya que el sector Farmacia y Salud ha pasado ha convertirse en uno de sus favoritos.