Mercados

El 37,5% de las carteras de los fondos de inversión son de bajo riesgo

Los gestores de fondos están extremadamente a la defensiva. Según los datos de la CNMV, el 37,5% de las carteras estaba invertida en activos libres de riesgo, como repos o activos del mercado monetario. Sólo el 20% está en Bolsa u otros fondos.

A cierre del primer trimestre de 2008, sólo el 20% de la cartera de los fondos de inversión comercializados en España estaba en acciones o fondos, según los datos de la CNMV. Este porcentaje, que incluye participaciones de renta variable y de fondos de inversión tanto domésticas como de la zona euro o de otras áreas, alcanzaba el 30% a finales de 2006, pero se ha reducido paulatinamente, al tiempo que se incrementaba la inversión en activos libres de riesgo o se elevaba la liquidez en cartera.

El nivel actual de participaciones en Bolsa y fondos es el más bajo desde mediados de 2004, cuando el mercado alcista tenía solamente un año de vida. Por el contrario, durante la etapa más dura de la crisis tecnológica, esto es en otoño de 2002, la Bolsa y los fondos no llegaban al 13% de la cartera.

'La gente está baja en riesgo en la medida de lo posible, porque hay fondos tienen mandatos de estar 100% invertidos en Bolsa; se nota mucho en los mixtos', explica Carlos Fernández, responsable de análisis de fondos de Inversis. 'Los que tienen una exposición mínima a Bolsa, el 80% o el 90%, apuran la infraponderación en renta variable. Es algo que pasa no sólo en los fondos españoles, sino también en Estados Unidos'.

Por otra parte, la salida de la renta variable no ha beneficiado a la inversión en renta fija. Desde mediados de 2005, está en el entorno del 40%, sumando participaciones tanto de renta fija pública y privada doméstica como de deuda exterior. Ha repuntado ligeramente, del 28,9% al 40,1%, en el primer trimestre de este año. Pero sigue siendo una tasa baja. De 2001 en adelante -fecha a partir de la cual la CNMV dispone de datos en su página web-, los bonos suponían más de la mitad de la cartera.

Los gestores, puestos a proteger su capital, han optado por los activos libres de riesgo. A cierre de marzo la liquidez en las carteras alcanzaba el 21,16%.

En esta categoría se engloban la liquidez declarada por los gestores más las inversiones en repos, es decir, deuda con vencimientos extremadamente cortos, de días. Los gestores empezaron a resguardar dinero en efectivo en marzo de 2006, y hoy tienen 15.000 millones de euros en dinero más otros 34.000 en activos a muy corto plazo. Además, la CNMV computa otro 16,5% de la cartera en 'otros activos monetarios', que son sobre todo renta fija a corto plazo y, por tanto, con poco riesgo. En este sentido, la parte defensiva de la cartera de fondos alcanza ya el 37,5% del total, máximo desde 2001, fecha a partir de la que CNMV tiene datos.

Busca de liquidez

'Desde agosto y septiembre se han ido hacia la liquidez, deshaciendo renta variable y comprando activos monetarios a muy corto plazo, por si pueden volver al mercado. Volvieron a comprar en abril y mayo después de que el rescate de Bear Stearns tranquilizase a los mercados, pero a partir de junio están de nuevo deshaciendo posiciones, y la Bolsa lo está notando', explica Mar Barrero, analista de fondos en Profim.

La exposición a liquidez de los gestores se considera en ocasiones un indicador contrario: si todo el mundo está fuera de la Bolsa, no puede caer mucho más. Pero los expertos alertan, y citan la vieja frase: 'Los mercados pueden permanecer irracionales más tiempo del que tú puedes permanecer solvente'.

20% es la parte de la cartera invertida en acciones y otros fondos, según la CNMV. Otro 40% está en deuda y el 37,5%, en activos de bajo riesgo.

Cobertura con futuros

Otra de las alternativas seguidas por los gestores en esta etapa de alta volatilidad ha sido operar con derivados. 'No son cifras que se vean en las estadísticas, porque son posiciones en futuros, no patrimonio invertido, y el desembolso no es elevado a no ser que venza el contrato, pero están invirtiendo en futuros. Se puede cubrir una parte relevante del patrimonio de una cartera sin mucho desembolso, y de este modo se puede hacer dicha cobertura sobre el índice de referencia, que en el caso de la Bolsa española sería el Ibex', explica Mar Barrero, de Profim.

Con esta técnica, explica Carlos Fernández, analista de Inversis, los gestores pueden mantenerse dentro de la Bolsa -porque están obligados, o porque han realizado una cuidadosa selección de valores- sin estar necesariamente expuestos a las caídas de una Bolsa bajista. 'Si se aplica bien se puede batir al índice de referencia y, aunque el partícipe no vea mucha diferencia entre caer un 6% y un 8%, a largo plazo es lo que acaba diferenciando a un buen gestor de otro que se limita a seguir la evolución del mercado.