Mínimos

Los rebotes de la Bolsa caen en saco roto

El mercado ha vivido 12 mejoras en 2008, pero ha vuelto a mínimos en dos años

La tendencia de la Bolsa es bajista desde poco después del arranque del año. Los analistas preveían un ejercicio de menos ganancias que los anteriores para los inversores, pero los problemas por las subprime aceleraron una crisis financiera y económica que no entraba en las proyecciones del mercado. El balance a poco más de la mitad de 2008 es más que desastroso: el Ibex 35 pierde el 25%. El selectivo ha ido recolectando pérdidas durante estos meses, aunque también ha disfrutado de sesiones, las que menos, de jugosas rentabilidades. Para los analistas se trata de una situación típica de mercado flojo, inestable y rodeado de incertidumbres. 'Yo más que de rebotes hablaría de paradas de presión vendedora', comenta Luis Benguerel, de Interbrokers.

La cadena de rebotes en el selectivo ha sido larga, incluso se han visto esta última semana. Pero todos han sido intentos en vano, porque el índice cerró el viernes en mínimos y a un 32% del máximo anual. 'Cuando se llegan a ciertos niveles es normal que se vea indecisión. En estos momentos es cuando se produce un choque de fuerzas entre los que piensan que es un buen momento para comprar y los que son pesimistas', añade Javier Barrio, responsable de ventas institucionales en España de BPI.

Los que han apostado por entrar en Bolsa en estos intervalos de subidas lo han hecho a través de muchos valores, pero el dinero se ha centrado en los de mediana y pequeña capitalización, sobre todo en la primera parte del año (ver cuadro). 'No dejan de ser acciones que han sufrido caídas dramáticas donde los stop loss fijación de límite de caídas han ido saltando rápidamente. Las pérdidas de estas compañías no responden en muchos casos a sus fundamentales', explica Javier Barrio.

Las subidas más fuertes las han recogido los valores de menor capitalización

No obstante, la mayoría de los analistas piensa que este tipo de movimientos están dirigidos por inversores profesionales que intentan obtener plusvalías rápidas para mejorar sus balances. 'Son especuladores', afirma Pablo Sánchez, gestor de Inversis. De hecho, muchos de estos valores han liderado los grandes batacazos que ha soportado la Bolsa después de los rebotes.

Además, las compañías integradas en los índices medium y small cap son más estrechas que las que componen el Ibex 35. El reducido capital flotante (free float) con el que cotizan los pequeños facilita las subidas o las bajadas con pocas órdenes o con poco volumen de negocio. 'Los fondos value pueden estar tomando posiciones, ya que su estrategia se basa en una visión a largo plazo. A veces aprovechan las caídas para entrar en la compañía que les interesa', explica Javier Barrio.

Empresas como Campofrío, Jazztel, Codere, Befesa, La Seda de Barcelona, Ence, Tecnocom y un largo etcétera han protagonizado los rebotes de la Bolsa en el año. 'Son subidas que a diferencia de otras ocasiones no responden a especulaciones sobre movimientos corporativos', resume Pablo Suárez.

Paradójicamente se da la circunstancia, además, de que el grupo de compañías con revalorizaciones más destacadas ha estado capitaneado por inmobiliarias, generalmente pequeñas, constructoras y bancos domésticos; sectores que menos gustan a los inversores en este momento por su exposición al ciclo económico.

Mientras, los valores que más se repiten entre los principales ganadores son Sacyr, Popular y Colonial. Sin embargo, a pesar de haber experimentado mejoras puntuales, pero sustanciales, en el ejercicio aún pierden el 43,6%, 37,6% y 75,6%, respectivamente. Sorprende, por otro lado, que Telefónica, Santander y BBVA, los de mayor peso, hayan quedado en segundo plano. Sólo Santander, y sólo en dos ocasiones, ha repetido entre los de mayores ganancias.

¿Quiere esto decir que cuando la Bolsa se estabilice y vuelva a entrar dinero se dirigirá a los small cap? La respuesta que han dado los analistas consultados por este periódico ha sido un rotundo no. 'Las previsiones macroeconómicas no son buenas. Las compañías más pequeñas cotizan en función de las perspectivas de crecimiento y de expansión, y en ese sentido también juega en su contra las restricciones del crédito para el crecimiento orgánico. Esto mismo ha hecho que también bajen más que el resto', explica Pablo Suárez. Los expertos creen que serán los blue chips los principales beneficiados.

Las ideas del mercado parecen claras. Pero todo apunta a que habrá que esperar hasta conseguir ver el último eslabón de la cadena de máximos, aquél que será el que marque un cambio de tendencia hacia terreno positivo. Luis Benguerel opina que a nivel técnico las caídas y los rebotes de la Bolsa en 2008 tienen bastantes similitudes con el estallido de la burbuja tecnológica. 'Cuando pase un año o dos y no nos acordemos de por qué caemos, será el momento de la recuperación de las Bolsas. Así ocurrió entre 2000 y 2002', explica. Hasta entonces, piensa que el mercado se moverá a bandazos, 'incluso podrá superar niveles importantes como los 12.000 puntos', añade. De momento, el Ibex ya ha perdido varios asaltos a esta cota. El pasado miércoles el selectivo cerró en 11.999,80 tras una mejora del 1,74%, pero en la jornada siguiente el intento cayó en saco roto. Tres uves invertidas ha dibujado el índice esta semana, que resume el ascenso y descenso continuado en el que se ha movido. 'Para hablar de una recuperación debería superar los 12.500 puntos', apunta Javier Barrio.

Para âscar Germade, de Cortal Consors, todas las idas y venidas que está teniendo la renta variable española son un claro síntoma de debilidad y de falta de fuerza: 'Se necesita mucho más tiempo en recuperar cotas que en perderlas'. El analista hace referencia a los cinco meses que el Ibex tardó en volver a cotizar por encima de los 14.200 puntos que perdió como consecuencia del crac de enero ( 1.993 puntos sumó entre el mínimo del día 23 y el 19 de mayo) y al hecho de que ahora, dos meses después, se encuentre 2.816 puntos por debajo.

Germade sopesa la posibilidad de que los rebotes puedan hacerse más intensos con la próxima publicación de resultados empresariales. 'Las previsiones en principio no son malas, pero si no se cumplen pronósticos las caídas de las Bolsas pueden ser importantes'.

Las noticias macroeconómicas marcarán igualmente el ritmo de las Bolsas en las próximas sesiones. En este contexto, la Reserva Federal ha mostrado tener un poder particular sobre los mercados. 'Los rebotes técnicos más importantes que ha tenido el S&P han coincidido con la bajada de tipos en enero, el apoyo de la Fed a la compra de Bear Stears por parte de JPMorgan o esta última semana con el anuncio de un programa de préstamos de emergencia para bancos de inversión hasta 2009', explica Pablo Sánchez.

Tanto los resultados, como las ayudas de la Fed o la mejora de las cifras económicas son elementos que combinados o por sí solos han frenado las caídas de las Bolsas; pero no han terminado con ellas. 'Hoy por hoy no hay ningún factor que nos haga pensar en un cambio de tendencia', asevera âscar Germade.

PARA INVERTIR

Principales consejos si quiere aprovechar los rebotes

'Stop loss' Marcar un límite de pérdidas en las acciones.

Asesoramiento No actuar por cuenta propia.

Compañías Buscar valores defensivos con solvencia financiera.

Perfil Debe tener las cosas claras y dinero disponible para invertir.

Plazos La apuesta por un valor debe tener una visión a largo plazo.

¡Tenga cuidado con el gato muerto!

Los mercados están difíciles, pero no imposibles. Pablo Suárez, de Inversis Banco, opina que 'sin prisa, pero sin pausa', se puede ir configurando una cartera. La clave está en ir tomado 'posiciones cómodas', teniendo siempre presente que las Bolsas pueden caer más.

El momento de tomar la decisión de invertir puede ser igualmente determinante. Los analistas aconsejan ser extremadamente cautos con los rebotes: 'No se sabe cuánto van a durar, si suponen el principio de una recuperación...', señala âscar Germade, de Cortal Consors. Es lo que los especialistas identifican como el rebote del gato muerto, que no es otra cosa que un aparente rally en Bolsa falso. Muchas veces los inversores quedan atrapados en este tipo de movimientos al considerar que lo peor ya ha pasado y que el mercado presenta una excelente oportunidad para entrar. La expresión es muy utilizada por brókeres de Wall Street y hace referencia al rebote que puede tener un gato muerto si se lanza desde muy arriba.

Por eso, y para evitar riesgos, Javier Barrio, de BPI, aconseja 'no dejarse llevar por la euforia de un día y esperar a que se superen niveles que se consideran críticos. En una situación así es mejor comprar más arriba'

Una montaña rusa de volatilidadpara invertir

'La volatilidad es la medida del miedo', anuncia Javier Barrio. Y los inversores, visto lo que ha transcurrido en el año, han tenido momentos de auténtico temor. Cuando ha sido más intenso, los índices de volatilidad han repuntado, y cuando los miedos se frenaban, la volatilidad descendía. Los rebotes que ha tenido el Ibex se han producido con momentos de calma. Entre el mínimo del crac del 23 de enero y el 19 de mayo, el selectivo encadenó nueve rebotes de intensidad. Se hablaba entonces de que lo peor de la crisis subprime había pasado: los inversores se agarraron al mensaje y la volatilidad cayó al nivel más bajo del ejercicio.

En estos dos últimos meses ha vuelto a subir a las cotas más elevadas desde marzo; igual ha ocurrido en los mercados europeos y estadounidenses. 'La volatilidad crece en momentos de incertidumbre. Cuando cae bruscamente es señal de que se van a producir subidas o rebotes importantes en las Bolsas', explica Barrio. A juicio del experto, la peor situación que se puede dar es que la Bolsa caiga cuando la volatilidad es muy baja; es decir cuando no hay miedo.