Corporación financiera

Los March venden su 26% de Isofotón al retrasarse la salida a Bolsa

Corporación Financiera Alba recupera la inversión que tenía en la fotovoltaica Isofotón por retrasarse la salida a Bolsa. Vende su 26% a Bergé por los mismos 150 millones por los que compró hace un año.

Hace casi un año, el 31 de julio de 2007, Isofotón daba entrada en su accionariado a Corporación Financiera Alba, perteneciente al grupo March, mediante una ampliación de capital de 150 millones que suscribió la sociedad a través de su filial Deya Capital. Se hizo así con un 26% del fabricante de placas solares fotovoltaicas.

El viernes, Alba comunicó que había vendido de nuevo su participación a Bergé, máximo accionista de la fotovoltaica, por el mismo dinero por el que la compró, 150 millones de euros. Recupera su inversión ante 'los planes de retrasar la salida a Bolsa de la compañía', según confirmaron fuentes de Bergé.

Tal y como detallaron estas fuentes, el grupo Bergé 'ha decidido consolidar el modelo industrial de la compañía y no salir a cotizar de momento'. La situación actual en el mercado de capitales también ha motivado esta decisión. El grupo, que ahora mantiene el 90% de la propiedad de Isofotón, ha pensado en paralizar la operación 'unos dos o tres años'.

Ante esta decisión, los responsables de Deya Capital han decidido recuperar su inversión puesto que no iban a rentabilizarla a corto plazo con una salida a Bolsa. Desde Bergé aseguraron que 'ha sido una operación pactada'. Los responsables de Isofotón no han querido comentar la operación.

Cambios en la cúpula

Esta operación coincide en fechas y en motivos con las últimas reestructuraciones de la cúpula de la fabricante de placas solares fotovoltaicas.

Carlos Torres Vila fue nombrado presidente ejecutivo de la empresa en febrero. En mayo, abandonaba su cargo de consejero delegado José Luis Manzano, que llevaba vinculado al grupo más de 20 años y que ostentaba ese puesto desde 2005. En junio, se produjo la dimisión de Torres Vila sin explicar los motivos.

Pero la empresa ya tiene de nuevo cúpula directiva. Pedro Enciso ha sido nombrado presidente e Ignacio de Colmenares, consejero delegado. Según fuentes de Bergé, 'los anteriores ejecutivos tenían un perfil muy orientado a la salida a Bolsa. La nueva cúpula tiene como objetivo y especialidad la consolidación del modelo industrial'.

El Plan Estratégico de la compañía supone alcanzar los 1.300 millones de facturación en 2011, desde los 300 millones que ingresó en 2007. La empresa ha desarrollado un considerable esfuerzo inversor con la construcción de una nueva fábrica en Málaga con un presupuesto de 300 millones para líneas de fabricación de células, módulos y láminas fotovoltaicas y la filial para la fabricación de silicio, Silicio Energía, con una inversión de hasta 270 millones de euros.

El apalancamiento financiero del grupo ha crecido con este esfuerzo. En 2006, con fondos de 41,9 millones, la deuda se situó en 212,5 millones, con una deuda a corto de 135 millones.