Precios

¿Cuánto vale una acción si la Bolsa no funciona?

Buena parte de la metástasis de la crisis crediticia ha sido provocada por el colapso de los mercados de deuda ligada a activos hipotecarios: el miedo a que se tratase de productos contaminados hizo desaparecer los compradores y, en un mercado sin apenas liquidez, los precios se hundieron, con lo que quienes tenían esa deuda en cartera -bancos, aseguradoras, fondos- han tenido que apuntarse en sus resultados pérdidas milmillonarias -van por más de 200.000 millones de euros- por el desplome en el valor de mercado. Pero, ¿cómo se valora algo cuyo mercado no funciona?

CESR, comité europeo de supervisores de valores, ha sometido a consulta un texto para la valoración de activos en mercados poco líquidos. 'El mercado, los bancos, están muy interesados en cómo se deben abordar las valoraciones, cómo contabilizar las carteras', explica Javier Ruiz, director de información financiera de CESR, 'las diferencias pueden ser muy amplias entre tomar un valor de mercado y usar un modelo propio, aunque siempre es mejor tomar datos objetivos'.

Las dificultades para obtener precios de mercado han afectado especialmente a activos de deuda titulizada -hipotecaria o no- estadounidense, pero también se ha resentido la liquidez en activos como las cédulas hipotecarias. 'Se trata de mercados que no son los más líquidos, y eso se ha agudizado con las turbulencias financieras. Esto no afecta a mercados de, por ejemplo, acciones', añade Ruiz.

Por eso, los supervisores insisten en que como sistema de valoración deben usarse precios de mercado, pero matizan: 'A no ser que se pueda justificar que no existe un mercado activo'. La frecuencia de contratación de un activo o la diferencia entre el precio de compra y el de venta son mecanismos para comprobar si un mercado está operativo. 'Si no se registran transacciones regularmente, aunque haya precios de compra y venta, el mercado se puede considerar como inactivo', apunta CESR.

Si no hay precios, se puede tomar la transacción más reciente; 'proporcionará datos siempre y cuando no se haya producido un cambio significativo en las condiciones económicas'.

Los supervisores señalan que se puede determinar, también, que el precio de referencia no incluye el valor real de un activo si se prueba que la última transacción ha sido una operación forzada, y no voluntaria, desde el punto de vista del vendedor. 'La dificultad es que hay que probar que se trata de una venta forzosa, y es difícil; ocurre raras veces', comenta Ruiz.

Así, sólo cuando se prueba que todo lo demás no funciona se puede una entidad olvidar de un mercado ilíquido y tomar como referencia un valor estimado a partir de determinados modelos económicos. En este caso, además, deberá explicar al mercado de forma comprensible el mecanismo de valoración.

El documento estará disponible para consulta hasta mediados de septiembre en www.cesr.eu, y en octubre CESR publicará una guía definitiva.

GUÍA

Cuándo un mercado deja de funcionar

Negociación Cuando se dejan de registrar órdenes de compra o venta con suficiente regularidad.

Diferenciales Cuando la diferencia entre el precio de compra y de venta del activo es demasiado alta en relación a lo acostumbrado.

Ventas forzadas Cuando las operaciones de venta por parte de los intermediarios responden a la urgencia por desprenderse de paquetes de activos.