Liquidez

Japón se abre paso en la cartera de las gestoras

Compañías sin problemas de liquidez y con menos posibilidades de revisar a la baja sus beneficios. Es la prometedora fórmula que algunas gestoras están observando en la renta variable japonesa, aunque con todas las cautelas. El Nikkei pierde el 14,7% en el año.

Como encontrar una aguja en un pajar puede resultar ahora el hallazgo de una inversión en Bolsa que prometa rentabilidades. Y más difícil todavía si se trata de apostar por un mercado geográfico en concreto y no por una minuciosa selección de valores. Pero hay gestoras que, entre el inestable panorama que ofrece el conjunto de la renta variable, están empezando a vislumbrar oportunidades en la Bolsa japonesa.

El mercado nipón ha resistido con más entereza que el estadounidense o el europeo el último rebrote de desconfianza desatado desde el sector financiero. El índice Nikkei cae el 14,7% en el año, por debajo de los porcentajes superiores al 20% de los principales índices europeos y casi en línea con los retrocesos de Wall Street. 'Hay que prepararse para comprar en Japón', resume con contundencia Morgan Stanley en un reciente informe.

Revisión de beneficios

El banco de negocios estadounidense argumenta que las empresas japonesas tienen un menor riesgo de revisiones a la baja en sus beneficios que las de EE UU y Europa, seguirán reforzando con gran probabilidad la retribución a sus accionistas y disfrutan de estabilidad cambiaria. Todo ello a pesar de que la confianza entre las grandes empresas niponas está en el nivel más bajo de los últimos cuatro año, según el último dato del informe Tankan. Para Xavier Martí, director ejecutivo de Caixa Catalunya Gestió, 'hay argumentos para que la Bolsa de Japón marche mejor. Es una economía más resistente al avance generalizado de la inflación, con compañías bastante saneadas y sin problemas de liquidez y que se benefician de la demanda del resto de países asiáticos'. A diferencia de otras economías desarrolladas, la inflación es vista más como una oportunidad que como un riesgo en una economía como la japonesa, acostumbrada durante años a una deflación que juega en contra del consumo interno.

Caixa Catalunya Gestió, que tiene en cartera un fondo de Bolsa nipona, mantiene infraponderada el conjunto de la renta variable, si bien en fondos globales sobrepondera ligeramente Japón. Ricardo Domingo, director de renta variable de Santander Asset Management, también señala que 'la Bolsa no es ahora el activo a seleccionar', pero aprecia en cambio mayores oportunidades en Estados Unidos o Europa, sobre todo en términos de valoración.

Pérdidas sin paliativos en fondos de inversión

'En los últimos años, Japón se ha gestionado con espejo retrovisor. El mercado ha reaccionado a posteriori', explica un gestor de fondos a propósito del desacierto que a menudo acompaña a las rentabilidades de los fondos que invierten en Bolsa japonesa.

Según los datos de Inverco, los fondos de Bolsa nipona acumulaban al cierre de junio una pérdida del 27,5% en el último año, un descalabro superior al de cualquier otra familia de fondos de Bolsa en igual periodo. En el mes de junio, sufrieron una caída media en su rentabilidad del 7,92%, inferior al 10,60% de pérdida para los fondos de Bolsa española durante el mes de junio o al 9,26% de caída para los fondos de Bolsa estadounidense. En lo que va de año, ningún fondo de renta variable japonesa ofrece ganancias.