'Pinchazo' inmobiliario

Internet se suma al boom de las plazas de garaje

Los garajes nadan a contracorriente del resto del sector inmobiliario. La inversión en plazas de parking y su comercialización continúa en auge a pesar de la crisis, lo que está animando a los emprendedores a subirse al carro de la rentabilidad de este nicho de mercado. Varias intermediarias 'online' buscan sacar el jugo a este negocio alternativo al de la vivienda.

El mercado de las plazas de garaje resiste en una particular burbuja ajena al pinchazo que sufre el resto del sector inmobiliario. El precio de los estacionamientos en la mayoría de las ciudades españolas no ha hecho más que subir en los últimos años al calor del boom del 'ladrillo'. Además, mientras las casas han comenzado a abaratarse, los parkings se han revalorizado cerca de un 20% en algunas zonas prime. "Durante años, las plazas de garaje solían crecer por debajo del precio de la vivienda, incluso la mitad, pero ahora las tornas han cambiado", afirma Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores.

De media, adquirir esta pequeña 'parcela' cuesta unos 30.000 euros, el doble que hace una década, aunque esta cifra supera los 80.000 euros en algunos inmuebles exclusivos de obra nueva en los distritos de Salamanca y Chamberí de Madrid. En Barcelona, los precios no bajan de los 24.000 euros y se sitúan alrededor de los 60.000 en los barrios de Ciutat Vella o Sarriá.

Y es que la creciente demanda ante los problemas de aparcamiento en muchas zonas y la oportunidad de obtener unas buenas rentas a cambio de una inversión relativamente barata son las claves de la supervivencia de este segmento en plena crisis del 'ladrillo'. "El problema es la poca oferta que hay en el centro de las grandes ciudades, que son las que tiran de los precios. De hecho, aparcar en Madrid es casi una misión imposible", señala Corral. Por este motivo, comprar para uso propio o para alquilar es una inversión aún rentable que, además, "tiene pocos gastos de mantenimiento". La rentabilidad por alquiler se sitúa entre el 6 y el 8%.

Un negocio con mucho jugo 'online'

Ante las buenas perspectivas de este negocio, cada vez son más los que tratan de sacarle jugo. En poco tiempo, han proliferado webs especializadas en la compraventa, intercambio y alquiler de plazas de garaje. Son intermediarios 'online' que funcionan como los portales inmobiliarios y en los que aparecen los anuncios de los particulares y se ofrece información detallada con la posibilidad de añadir fotografías y planos. También se puede consultar todo lo referido a los aparcamientos públicos y parkings. Destacan sites como vendoparking.net, aparcaya.com, aparcalia.com y buscogaraje.com.

Jorge Martínez, socio fundador de Aparcalia y Tuplaza matiza que forma parte de un grupo de emprendedores que lleva tiempo "madurando" este proyecto. "Se trata de un nicho de mercado bastante opaco y con un comportamiento micro y muy localizado geográficamente", explica. "Cada vez genera más interés, por lo que nuestra intención es convertirnos en referencia del mercado vertical en Internet, ofreciendo más contenidos y servicios y mayor transparencia".

A su favor frente los portales generalistas, Martínez destaca que cuentan con una "tecnología pensada exclusivamente" para este producto, y confirma que la financiación se obtiene completamente a través de la publicidad.

En Aparcaya.com consideran que la búsqueda de aparcamiento es una necesidad creciente que requiere una oferta de intermediación especializada, eficaz y gratuita. "Internet reúne esas cualidades y nosotros cubrimos, desde que nacimos hace un año, un hueco que hasta ahora no estaba bien atendido. El que alquila, vende, intercambia una plaza o busca un parking público necesita herramientas especializadas y eficaces para obtener resultados. Nuestro tráfico crece porque la comodidad de este servicio es evidente". El modelo de negocio se basa también en la publicidad.

Según Enrique Dans, profesor y director del Área de Sistemas de Información en el Instituto de Empresa, los grandes portales inmobiliarios no se verán demasiado afectados por estos nuevos competidores más especializados. "No suponen ninguna barrera porque [los generalistas] siempre pueden añadir una sección de garajes".

Fernando Encinar, fundador de Idealista.com, opina que "no hay enemigo pequeño", pero considera que la falta de ingresos terminará a corto plazo con estas webs. "Suelen ser portales que surgen de la iniciativa de particulares y la gente no está dispuesta a pagar para anunciar un garaje, por lo que no se generarán ingresos y llegará un momento en el que la persona encargada de mantenerlos desista". Los garajes "son un producto muy reducido y sólo la publicidad no es una fuente de ingresos recurrente", añade.

Sobre el debate de la gratuidad o el cobro en la publicación de los anuncios en la Red, Dans destaca que "pagar en Internet es contracultural", pero "en estos casos es mejor para mantener la calidad de las webs y los listados, ya que si el cliente no paga se acaba desvinculando y despreocupando".

Inversión atractiva y alternativa

La mayoría de los expertos aseguran que los garajes son un producto de inversión atractivo alternativo a la vivienda, especialmente en unos momentos de gran incertidumbre en los mercados financieros e inmobiliarios y en los que se buscan apuestas seguras y con más garantías. Además, se espera que los precios de los garajes se mantengan estables o suban "en el centro de las ciudades donde los edificios antiguos no tienen plazas y no hay suelo disponible", prevén desde Foro Consultores. No se revalorizarán, sin embargo, en los nuevos desarrollos residenciales donde se construyen varias plazas por vivienda.

Por su parte, Fernando Encinar cree que el hecho de que el precio de los garajes siga subiendo y el de los alquileres se mantenga irá provocando una pérdida de rentabilidad y, por tanto, de interés en este tipo de inversión. "Yo lo considero un producto más de necesidad", señala. Asimismo, Jorge Martínez indica que, según sus los datos que maneja, durante el primer semestre de este año "los precios de compraventa están bajando", aunque el alquiler sigue fuerte.