Aerolíneas

Los analistas aplauden la fusión de Clickair y Vueling

Vueling gana visibilidad como valor tras la alianza suscrita con Clickair, filial del segmento de bajo coste de Iberia, para quien el pacto también es positivo, según los expertos. Sin embargo, el precio del petróleo seguirá siendo el factor más determinante para ambas.

La Bolsa ha recompensado en las últimas tres jornadas con subidas el acuerdo para la fusión de Vueling y Clickair, la línea de bajo coste de Iberia. Vueling ha ganado un 18% e Iberia, que se quedará con el 45% de la sociedad resultante, ha rebotado un 10%. Pero más allá de estos repuntes puntuales, los expertos valoran positivamente este pacto y la idea más repetida es que tiene un fuerte sentido estratégico. Aunque, asimismo, se destaca que la operación tiene más relevancia para la empresa que preside Josep Piqué, ya que los retos de la primera aerolínea española son otros.

'La noticia es buena para las dos compañías, ya que tanto Vueling como Clickair operaban en las mismas áreas y en los mismos negocios. El acuerdo permite reforzar las rutas y abre la posibilidad de que la empresa entre en beneficios cuando remita el alza de los precios de petróleo', señala Manuel Zayas, de Fortis.

Además de reducir competencia, tema que cobra más importancia en una etapa tan compleja para la actividad aérea como la actual, los analistas manifiestan que la nueva Vueling gana en tamaño -factor muy determinante en la actividad aérea-. Y, como consecuencia, cuenta con más fuerza para competir con los grandes de su segmento: Ryanair, Air Berlin e Easyjet.

Otro aspecto que destaca Zayas es que la integración crea sinergias y permite el ahorro de costes en centros corporativos y en otras áreas.

Para Luis Cuadrillero, de Intermoney, aunque la operación es buena para Iberia, tiene más trascendencia para Vueling. 'La integración le da acceso a un grupo aéreo que forma parte de las grandes alianzas mundiales', indica. En su opinión, otro efecto positivo de la fusión para los accionistas de la aerolínea catalana es que la ecuación de canje (de una acción por una acción) es atractiva.

Sin embargo, añade que al grupo que preside Fernando Conte le permite centrarse en el área de las rutas de largo alcance en donde la rivalidad entre las aerolíneas de ámbito mundial es feroz.

Y Bettina Gallego, gestora de Inversis, precisa que, tal vez, el acuerdo lo que da a Vueling es la posibilidad de sobrevivir. En definitiva, en su opinión no tenía otra alternativa, mientras que Iberia ha aprovechado para remodelar su presencia en el área de low cost.

Con todo, la mayor parte de los analistas prefieren mantenerse alejados de estos valores, al igual que del resto de las compañías del sector en el mundo, a la espera de ver cómo evoluciona el precio del crudo.

La obligada consolidación de las aerolíneas

Aunque sólo sea un pequeño paso, la integración de estas compañías se encuadra en una necesidad más global: el sector tiene que concentrarse y consolidar posiciones ante el fuerte aumento de costes, según Bettina Gallego, de Inversis. Esta analista añade que la crisis es posible que se refleje con más claridad en las cuentas semestrales. Pero, al igual que otros expertos, cree que esas próximas y previsibles malas noticias ya se han descontado en Bolsa. Pese a la recuperación de los últimos días, Iberia cae en el año un 50%. Sus colegas europeas, que no habían subido tanto anteriormente por operaciones corporativas, también bajan. Air France, un 35% y Lufthansa, un 20,6%.