Informe

La SEC revela graves fallos en las agencias de calificación

El regulador de los mercados de EE UU puso ayer el dedo en una de las muchas llagas abiertas por la crisis del crédito al hacer público un informe que critica seriamente a las agencias de crédito por su trabajo en la calificación de emisiones de títulos ligados a hipotecas subprime. Según el regulador, Moody's, Fitch o Standard & Poor's, no pudieron seguir el ritmo de crecimiento de estas emisiones desde 2002 y, a veces, se produjeron serios conflictos de intereses entre sus empleados.

El informe afirma que alguna firma no ha tenido suficientes analistas para atender a este mercado. Pero además, y este problema era generalizado, los analistas no siempre conseguían la información necesaria para su calificación, y tampoco documentaban sus conclusiones.

En ocasiones, estos expertos cuestionaban si los procedimientos ordinarios de calificación podían ser usados en este tipo de productos que hace un año se revelaron tóxicos. Los correos electrónicos de algunos de ellos revelaron dudas sobre la viabilidad de algunos de estas emisiones. La SEC asegura que ha habido conflictos de intereses porque algunos analistas que han intervenido en los ratings han participado de discusiones en las que se tenían que fijar las comisiones que las firmas percibirían por su trabajo.

Las agencias ya se han comprometido a acatar los cambios en la regulación que preparan las autoridades.

Registro europeo

La UE someterá las agencias de calificación crediticia a un registro europeo con el fin de reforzar la buena gestión y la transparencia, según acordaron los ministros de Finanzas. El Ecofin acordó, además, introducir un régimen de supervisión más estricto.