Previsiones

Blesa afirma que "la morosidad no es que viene, es que galopa"

La ralentización económica, la subida de los tipos de interés para controlar la inflación por la subida del petróleo y de las materias primas y "la crisis" están incrementando la tasa de morosidad, que podría terminar el año en el 2,5%, explicó el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, para quien "la morosidad no es que viene, es que galopa".

Durante su intervención en el VIII Encuentro Financiero Internacional organizado por la Caja, Blesa destacó el rápido ajuste que ha tenido la actividad económica en poco más de un año, al pasar de un crecimiento del 4% a uno del 2,7.

El presidente de Caja Madrid consideró "difícil" que en 2008 la economía crezca "más allá del 1,5" y que en 2009 supere el 1%, y en declaraciones posteriores a los periodistas consideró la posibilidad de que algún trimestre el crecimiento fuera "cero o negativo".

A su parecer, "estamos en una situación que va a suponer un cambio estructural, que no coyuntural" en el modelo de la banca, en el que la financiación se va a basar de forma "muy importante" en los depósitos de los clientes, lo que "seguro" va a aumentar la competencia en la captación de pasivo.

"Nos puede costar más caro el dinero, es posible, pero la alternativa es acudir a los mercados y éstos no están ofreciendo el dinero que se necesita", argumentó Blesa. Los clientes "se beneficiarán" de depósitos con intereses atractivos, pero también deberán afrontar préstamos más caros, con una adecuación más ajustada al riesgo, indicó.

Mirarán "con lupa" al usuario de hipoteca

En este sentido, Blesa explicó que las entidades financieras no están endureciendo los criterios para la concesión de créditos, pero reconoció que en el análisis de la operación "se va a mirar con lupa" la estabilidad en el empleo y la capacidad de pago del usuario.

"La banca no ha tomado la decisión de cortar la financiación de proyectos, los buenos se van a seguir financiando -aseveró Blesa- vivimos de dar créditos". No obstante, adelantó que habrá que adecuar el precio de los préstamos al riesgo. "El café para todos se ha acabado, aunque es más difícil decirlo que hacerlo", aseveró.

El presidente de Caja Madrid estimó además que los préstamos concedidos al sector inmobiliario perderán peso en la cartera crediticia . "En los últimos años el crecimiento de los créditos inmobiliarios es del 7% y el concedido a las empresas del 13%, y en esa linea vamos", indicó. Además, de acuerdo a sus cálculos, el crecimiento del crédito se situará por debajo del crecimiento nominal de la economía en los años 2009 y 2010.

Apretarse el cinturón en revisiones salariales

Respecto a la recomendación del consejero del Banco Central Europeo (BCE) José Manuel González Páramo de no trasladar la inflación a los salarios, Blesa incidió en que "hay que cumplir" los convenios de revisión salarial en las entidades financieras, porque "los pactos son para cumplirlos y no hay vuelta atrás", pero apostó por "apretarse el cinturón en las revisiones salariales".

Por otro lado, avanzó que a no ser que se produzca una caída brusca de los mercados, "una hecatombe de me tiro por la ventana", la entidad mantiene sus previsiones de sacar a bolsa su holding Criteria entre los meses de octubre y noviembre. "Solo un caso de fuerza mayor nos haría retrasar la salida", dijo Blesa, al tiempo que le deseo suerte a la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) en su salto al parqué.