Eléctricas

Las emisiones de CO2 del sector eléctrico bajan un 37% en el último año

La apuesta por las energías renovables y el incremento del coste de la tonelada de CO2 ha hecho que no estén funcionando la mayor parte de las centrales de carbón, loque ha permitido disminuir en el mes de junio las emisiones del sector eléctrico un 37,1%.

Es lo que asegura el Observatorio de la Electricidad de WWF/Adena, que destaca que "durante el mes de junio se han conseguido los mejores indicadores ambientales hasta el momento, con Categoría B para las emisiones y Categoría C para los residuos radiactivos". Según la organización ecologista, esto se debe a que se ha quemado menos carbón que nunca desde 1995 y al hecho de que este recurso ha sido desplazado por otras fuentes energéticas, principalmente el gas y las energías renovables.

Así, las emisiones han disminuido un 37,1% y los residuos nucleares un 6%, y también se ha reducido la emisión de sustancias contaminantes como el SO2 y NOx.

Heikki Willstedt, experto de WWF/Adena en energía y cambio climático, ha señalado que "el hecho de tener paradas las centrales de carbón evita muchas emisiones de los contaminantes convencionales, como el dióxido de azufre y los compuestos nitrogenados". Estos elementos provocan, por ejemplo, la lluvia ácida y el ozono troposférico, que dañan la vegetación y la salud humana.

Según los datos de Adena, en lo que va de año no sólo se ha reducido la contribución del sector eléctrico al calentamiento global (-15%), sino también su contaminación del aire: las emisiones acumuladas de SO2 se han reducido un 28% y las de NOx un 16%. No obstante, Willstedt ha destacado que "la cara negativa es que sigue aumentando a un ritmo alarmante la generación de electricidad. Por ello, WWF/Adena insta a un uso racional de la electricidad y recuerda que "ahorrarla es cosa de todos".