Mercados

La prima de riesgo de la banca sube en Europa y EE UU

Los diferenciales de crédito del sector bancario han vuelto a dispararse en las últimas semanas, sobre todo en el caso de entidades estadounidenses, como Lehman, o europeas, como HBOS o UBS. En España, la banca mediana es la que genera más desconfianza. Los expertos vaticinan que las primas de riesgo continuarán su escalada.

Las alarmas se han vuelto a disparar en los mercados. Los inversores temen que lo peor de la crisis aún está por llegar y que el sector financiero pasará más aprietos. Esta desconfianza ha provocado que los diferenciales de crédito retomen con fuerza su escalada, aunque aún están lejos de su punto más alto, alcanzado a mediados de marzo con la aparición de la primera víctima de la tormenta desatada por los productos subprime (de alto riesgo), el estadounidense Bear Stearns. La prima de riesgo de Lehman Brothers, una de las entidades que ha sido objeto de continuos rumores sobre una posible quiebra, se sitúa en 285 puntos básicos, frente a los 119 en que comenzó el año. En marzo llegó a tocar la cota de 450. El spread de Merrill Lynch está en 253 puntos básicos, el de Morgan Stanley en 200 y el de Citi en 135.

El escepticismo sobre la situación de la banca ha salpicado también a Europa, sobre todo a aquellas entidades que ya han anunciado que tienen que ampliar capital para sortear la crisis. El diferencial de HBOS ha saltado hasta los 171 puntos básicos, mientras que el de UBS ha subido a 132 puntos básicos y el de Crédit Agricole a 103 puntos básicos. En enero, se encontraban en 68, 46 y 41 puntos básicos, respectivamente.

En España, la más castigada es la banca mediana, ya que a pesar de estar a resguardo de las pérdidas ocasionadas por los productos subprime tienen una elevada exposición al sector inmobiliario español. El diferencial de crédito de Sabadell, por ejemplo, se eleva ya a 152 puntos básicos. Los dos grandes bancos, sin embargo, han capeado mejor el temporal, gracias a la diversificación de su negocio fuera de España. En Santander y BBVA, el spread ronda los 85 puntos básicos, unos 40 puntos por encima del arranque del ejercicio.

'Existe una percepción de mayor riesgo, sobre todo respecto a los grandes bancos norteamericanos. Esto es el reflejo de la debilidad que ha mostrado el sistema financiero, sujeto a un fuerte ajuste de su balance, y a que buena parte de los activos de la banca están perdiendo valor cada mes. Además, se ha producido un deterioro de las perspectivas de negocio', explica un operador.

Los expertos consideran que la situación puede empeorar en los próximos meses y no descartan que se vuelvan a alcanzar los récords de marzo. 'No hay la sensación de pánico de marzo. La caída ha sido paulatina y no brusca y los niveles de volatilidad no son tan altos. Pero es probable que dentro de unas semanas el mercado claudique y decida que no hay nada que hacer', señala Félix López, de Atlas Capital. Añade que la tendencia de los diferenciales es al alza. 'Cuando no sale ninguna noticia y el mercado está inquieto, se piensa que está a punto de salir algo malo', afirma.

Para José Luis Cárpatos, analista técnico Serenity Markets, la crisis del crédito continúa. 'Lo que abrió el tarro de las esencias negativas fue la crisis inmobiliaria en EE UU y no hay ni un solo dato que apunte a una mejora. De hecho los futuros de EE UU que reflejan las expectativas sobre el precio de la vivienda apuntan a que los precios van a seguir cayendo', explica. Y recuerda que, para la banca un cambio de tendencia es complicado: el índice europeo de este sector se ha depreciado desde abril más de un 48%, hasta los 285,04 puntos. 'Sería necesario que rompiera la resistencia de los 350 puntos'.

Las previsiones para la banca española tampoco son muy halagüeñas. 'El último trimestre va a ser muy complicado para los bancos. Vamos a ver muy malos resultados empresariales y en algunos casos tasas de crecimiento negativos y aumentos de la morosidad. Es muy probable que en el próximo año y medio alguna entidad española tenga que hacer una ampliación de capital', sostiene Félix López.

Ampliaciones de capital sin freno

La crisis ha provocado una auténtica sangría en el capital de los principales bancos, que ven cómo el valor de sus activos se deprecia cada día. Esta situación ha obligado a a recurrir a ampliaciones, venta de activos o la entrada de fondos soberanos en su capital para intentar restaurar sus cuentas. Citi encabeza la tabla, tras anunciar que en dos o tres años realizará ventas por valor de 260.000 millones de euros, una cifra que supone más de un 20% de su balance. Merrill Lynch ha recibido 12.000 millones de un fondo de Corea del Sur y Singapur.

En Europa, la peor parte se la ha llevado el suizo UBS, que ha recaudado un total de 18.000 millones y sobre el que se repiten con insistencia los rumores acerca de que podría verse forzado a una nueva ampliación. El británico Royal Bank of Scotland ha tenido que ampliar su capital en 15.000 millones, mientras que el francés Crédit Agricole ha reunido por esta vía 5.900 millones y otros 5.000 con ventas. Fortis ha apelado a los mercados con una ampliación de 1.500 millones, se ha desprendido de 4.000 millones en activos y ha suprimido su dividendo.