Fútbol

La Real Sociedad se acoge al concurso de acreedores con un exigible de 27 millones

En el fútbol no todo son éxitos. La Real Sociedad presentó ayer ante el Juzgado de lo Mercantil de San Sebastián la petición para acogerse al concurso de acreedores. El pasivo de la entidad blanquiazul, cuya crisis se ha agudizado tras fracasar en su intento de volver a la Primera División de fútbol, ronda los 27 millones.

Los principales acreedores de la Real Sociedad son la Diputación de Guipúzcoa, la caja de ahorros Kutxa y los propios futbolistas de la plantilla guipuzcoana. Iñaki Badiola, presidente del club de San Sebastián, tardó más de lo previsto en presentar en los juzgados toda la documentación necesaria para que el juez admita a trámite el concurso de acreedores, una decisión que tomará después de revisar la información remitida desde la entidad vasca.

Un concurso anunciado

El recurso al concurso de acreedores era una crónica anunciada desde que la Real Sociedad no consiguiera ascender a Primera División al término de la pasada temporada de fútbol. El empate a uno en su estadio de Anoeta ante el Córdoba el 15 de junio, en el último partido en el que apuraba la posibilidad de jugar con los grandes en la temporada 2008-2009, agudizaba la crisis económica de la entidad blanquiazul, que se había jugado todo a la carta del ascenso.

Su balance económico está necesitado de los importantes contratos que las cadenas de televisión firman con los equipos de Primera División para la retransmisión de los partidos. Estos clubes disfrutan además de un apoyo especial de sus patrocinadores, que ven más recompensada su inversión publicitaria por la promoción que supone jugar en una de las ligas de fútbol más populares del planeta.

El concurso de acreedores no es ajeno al mundo del fútbol. Los equipos Málaga y Sporting Club de Gijón, que han ascendido a Primera División tras quedar esta pasada temporada segundo y tercero, respectivamente, en la categoría de plata del fútbol español, ya se acogieron en su día a la antigua suspensión de pagos, y ahora están gestionados por los administradores designados por el juez de turno. El combinado de Las Palmas (décimo octavo en la clasificación de Segunda División) fue pionero a la hora de recurrir al concurso de acreedores para seguir compitiendo (y existiendo). Sin salir del fútbol vasco, el Deportivo Alavés de Vitoria está en la misma situación.

La Real Sociedad comunicó ayer que el concurso de acreedores 'es un marco idóneo y único para la solución de los problemas patrimoniales' del club. Añadió que 'lejos de suponer una amenaza para la supervivencia de la entidad, es un procedimiento que permite su saneamiento económico y deportivo'. Con la medida, de momento evitan el descenso automático a Segunda B. La crisis de los blanquiazules propiciará la salida del club de parte de los jugadores de la plantilla, a los que adeuda en total unos cinco millones de euros. Además, algunos de esos profesionales están en calidad de cedidos, como Fran Mérida, que pertenece al Arsenal británico.