Política monetaria

Trichet reitera que su preocupación sigue siendo la estabilidad de precios

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha hecho hincapié en que la entidad actuará para garantizar la estabilidad de los precios en la zona del euro cuando sea necesario. Además, ha asegurado que los miembros de la entidad monetaria tomaron la decisión de subir 25 puntos porcentuales los tipos de interés de forma unánime.

Previamente, el consejo de gobierno del BCE decidió subir los tipos de interés para la zona del euro en 25 puntos básicos, hasta el 4,25%, el nivel más alto desde hace casi siete años. Trichet explicó en rueda de prensa que el máximo órgano ejecutivo del BCE tomó esta decisión por unanimidad.

El presidente del Banco Central Europeo ha asegurado que "en base a nuestro análisis económico y monetario regular, hemos decidido en la reunión de hoy aumentar los tipos clave en 25 puntos básicos. Esta decisión se tomó para evitar los efectos secundarios y contrarrestar el aumento de los riesgos alcistas para la estabilidad de precios a medio plazo".

Entre los riesgos que vislumbra la entidad para el crecimiento de la zona euro, Trichet comentó que "las tasas de crecimiento trimestral para el primer semestre de este año han estado sujetas a factores temporales y compensatorios, especialmente a factores relacionados con el tiempo y su efecto en la construcción".

La institución monetaria mantiene sus expectativas de un crecimiento sostenido y moderado, donde "la demanda doméstica y extranjera apoyarán al crecimiento real del PIB en la zona euro en 2008, aunque en menor medida que en 2007", aseguró.

Independencia

El presidente del BCE enfatizó que la entidad es independiente y que su política monetaria está dirigida a todos los países de la zona del euro y a 320 millones de habitantes, en relación con los comentarios del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien pidió a Trichet cautela y responsabilidad.

Trichet añadió que la subida del precio del dinero de hoy obedece a la existencia de presiones inflacionistas a medio plazo y que estos 320 millones de habitantes ¢piden a la entidad que proporcione estabilidad de precios a medio plazo¢.

La tasa de inflación de la zona del euro subió en junio tres décimas respecto a mayo hasta el 4 por ciento, por lo que duplica la definición de estabilidad de precios del BCE, que es una tasa cercana pero siempre por debajo del 2 por ciento.

Desde hace tiempo, el BCE ha advertido del fuerte encarecimiento del petróleo y de los alimentos y ha insistido en que quiere evitar que estas subidas creen efectos de segunda vuelta y se traspasen a otros precios y a las reivindicaciones de subidas salariales.

La OCDE elogia el alza de tasas del BCE

Para el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, el BCE no tenía otra opción que subir las tasas de la zona euro a un 4,25% debido al alto nivel de inflación.

El BCE subió el jueves su tasa de referencia en 25 puntos básicos, en la primera alza en más de un año.

¢No creo que el banco central realmente tuviera otra opción. Felicito a (el presidente del BCE, Jean-Claude) Trichet por haber hecho eso¢, afirmó Gurría en una entrevista con la televisión francesa que será transmitida el viernes.