Eléctricas

Iberdrola invertirá 1.000 millones en un complejo hidroeléctrico en Portugal

Iberdrola se ha adjudicado la construcción de un gran complejo hidroeléctrico en Portugal que tendrá una potencia de más de 1.100 megavatios (MW) y supondrá una inversión de alrededor de 1.000 millones euros concentrada entre los años 2012 y 2018, informaron fuentes de la compañía.

El concurso, en el que Iberdrola se ha impuesto a las propuestas presentadas por EDP y Unión Fenosa, prevé la explotación durante 65 años de las infraestructuras de los aprovechamientos hidroeléctricos de Gouvaes, Padroselos, Alto Támega y Daivoes. "Iberdrola ha hecho valer su experiencia, más que centenaria, y saber hacer en el diseño y optimización de grandes aprovechamientos hidroeléctricos", destacó la compañía.

La eléctrica que preside Ignacio S. Galán ha planteado al jurado encargado de la adjudicación un plan para el sistema hidroeléctrico del Alto Támega que incluye la construcción de cuatro presas, dos centrales de bombeo y dos de turbinación pura que sumarían una potencia de 1.134 (MW) y una producción eléctrica anual de 1.900 gigavatios hora (GWh).

Estas cifras, que triplican y cuadruplican, respectivamente, la potencia y producción previstas en las bases de este concurso -424 MW y 517 GWh-, son también muy superiores a las planteadas por los otros aspirantes, cuyas propuestas técnicas eran similares. En concreto, EDP planteaba una potencia de 744 MW y una producción de 1.228 GWh, mientras que Unión Fenosa proponía 635 MW de potencia y 1.420 GWh de producción anual.

IBERDROLA 10,79 -0,51%

El proyecto de Iberdrola, cuya materialización implicará una inversión de alrededor de 1.000 millones de euros y que no estaría culminado hasta 2018, supone completar el desarrollo hidroeléctrico en la cuenca del Duero y pone de manifiesto la posibilidad de seguir invirtiendo y desarrollando instalaciones hidráulicas de producción de energía limpia en la Península Ibérica.

Dada la ubicación de esta nueva infraestructura energética, que está situada a escasa distancia de Galicia -donde está previsto reforzar las interconexiones eléctricas entre España y Portugal- y próxima a los aprovechamientos españoles del Duero y el Sil, Iberdrola podrá optimizar sus costes de explotación.

El planteamiento de Iberdrola se adapta así a las necesidades energéticas actuales y futuras del mercado ibérico de la electricidad. Los 900 MW de bombeo previstos para el sistema hidroeléctrico del Alto Támega le otorgarán una rápida capacidad de respuesta de cara a atender las puntas de demanda de energía.

Cabe recordar que el Plan Estratégico 2008-2010 de Iberdrola refleja la apuesta de la compañía por las centrales hidroeléctricas de bombeo capaces de atender dichas puntas de consumo y que, en esta línea, tiene tres proyectos en ejecución en la actualidad: La Muela II, San Esteban II y San Pedro II.

Tendrá el 15% del mercado hidroeléctrico luso

Gracias a este proyecto, que proporcionaría a Iberdrola una cuota del 15% del mercado hidroeléctrico luso una vez sea operativo, la compañía española ratifica su compromiso con Portugal, donde ya está desarrollando otra importante infraestructura de generación también mediante energías limpias: la central de ciclo combinado de gas de Figueira da Foz, de 800 MW de capacidad.

Las fuentes destacaron que el proyecto consolida el liderazgo de Iberdrola en el sector de las energías renovables, en este caso mediante una instalación hidráulica "de primera magnitud" que contribuirá a garantizar un 'mix' energético "competitivo" a medio y largo plazo en el mercado ibérico y servirá para complementar la progresiva expansión eólica.

Está previsto que el jurado que ha valorado las mencionadas propuestas técnicas y económicas planteadas por los tres candidatos remita su informe con todos estos datos al Instituto Nacional del Agua de Portugal (INAG), que podría hacer pública su resolución oficial a finales de este mes.

La compañía prevé ganar 3.500 millones de euros en 2010

Iberdrola reafirmó las líneas maestras de su plan estratégico hasta 2010, en el que contempla inversiones superiores a 24.000 millones de euros. Además, anunció que que mantendrá su política de dividendos y que calcula su beneficio para dentro de dos años en 3.500 millones.

Al final del plan, la compañía tendrá un valor contable de 90.000 millones de euros si se suman activos materiales, otros activos, valores y deuda financiera. El apalancamiento se situará por debajo del 50%, según informó la compañía en una presentación con inversores.

Además, el beneficio en 2010 se situará en 3.500 millones, y el beneficio por acción aumentará a un ritmo anual medio del 16%, al tiempo que se mantiene la política de dividendos.

Contratos con clientes interrumpibles por 28 TWh

Iberdrola dispone de contratos con grandes clientes industriales y de suministro interrumpible para 2008 equivalentes a 28 teravatios hora (TWh), lo que supone el 23% del total de la electricidad vendida entre las industrias, indicó la compañía en una presentación con inversores.

La eléctrica dice tener un ¢alto nivel de interlocución¢ en sus relaciones con estos clientes interrumpibles. Los contratos surgidos, señala, tienen una vigencia de entre uno y cinco años.

El proceso de liberalización de las tarifas industriales en España, que en el caso de los grandes consumidores del grupo G.4 ha quedado postergado hasta el 1 de enero, ha generado malestar entre los grupos industriales, que advierten de que su recibo de la luz sufrirá un fuerte encarecimiento y que han creado una plataforma de compra de electricidad, Fortia, para negociar acuerdos más ventajosos.

En el caso de Iberdrola, el grueso de su negocio de venta de energía a grupos industriales lo siguen ocupando los clientes de alta tensión, con 66 TWh, o más del 50% del total, mientras que las administraciones públicas demandan 8 TWh y las medianas empresas 18 TWh.