Mercados

La Bolsa mira al BCE, al crudo y a los beneficios empresariales, tras perder un 20,6% hasta junio

La crisis 'subprime' y la escalada del precio del petróleo han marcado la negativa evolución del Ibex 35 en estos seis primeros meses de 2008. El selectivo echa al cierre a la primera mitad del año con muy pocos valores en positivo. Grifols, Técnicas Reunidas y Repsol, están entre los afortunados. No es la única Bolsa que ha dicho adiós al trimestre con pérdidas de dos dígitos. París y Francfort han despedido el semestre con recortes del 20% mientras que Londres ha caído algo más de un 10%.

En estos días se cumple el primer año desde que estalló la crisis de las hipotecas de alto riesgo y todavía se están pagando las consecuencias sobre los mercados financieros y bursátiles. En estos últimos seis meses, han sido muchos bancos de primera fila los que han anunciado reducciones de plantilla y provisiones por culpa de la crisis. Incluso, la Reserva Federal, con la ayuda de JPMorgan tuvo que salir al rescate de Bear Stearns ante su inminente derrumbamiento. Ya han pasado varios meses desde que el Banco de Inglaterra y el Tesoro de EE UU anunciaran que lo peor de la crisis había pasado pero el goteo de noticias relacionadas con el fantasma 'subprime' sobresaltan un día sí y otro no a los mercados a este y al otro lado del Atlántico.

Sin ir más lejos la pasada semana, Fortis anunció una ampliación de capital acompañada de la supresión del dividendo. Dos días antes, las alarmas saltaban en torno a Citi y a Lehman. Aunque las entidades españoles se mantienen al margen de los efectos subprime, el sector financiero español es uno de los que está siendo más penalizado. Bankinter ha caído un 42% desde enero mientras que los recortes de Banesto y Sabadell han rondado el 28% al igual que los de BBVA. Santander, por su parte, ha perdido un 21% a pesar del mensaje de tranquilidad lanzado por su presidente, Emilio Botín, a sus accionistas hace una semana anunciando unas previsiones de beneficios muy optimistas para terminar el año.

Pero la primera mitad de año no ha sido especialmente negativa únicamente para los bancos. Las grandes damnificadas son las inmobiliarias y las constructoras debido a la fuerte ralentización del sector del ladrillo en España. En los últimos seis meses, han sido numerosas las compañías del sector que han declarado concurso de acreedores. Algunas pequeñas y prácticamente desconocidas y otras de más tamaño y que cotizan en Bolsa como Aisa. Otras compañías como Inmobiliaria Colonial o Afirma también están atravesando por dificultades lo que se ha reflejado en su cotización en el mercado. Estas tres compañías caen desde primero de año, más de un 70%.

En pleno ecuador del año, únicamente cuatro valores del selectivo madrileño han conseguido cotizar en positivo. Dos empresas cuya evolución depende de la cotización del precio del petróleo han escalado a estas privilegiadas posiciones: Repsol y Técnicas Reunidas. La petrolera ha avanzado un 2,67% convirtiéndose en el único 'blue chips' que cotiza en positivo. Las ganancias de Técnicas Reunidas han superado el 21,6% en el semestre beneficiada por el encarecimiento del petróleo.

El puesto del mejor del Ibex es para Grifols. El fabricante de hemoderivados catalán ha visto como sus acciones se han revalorizado entre enero y junio un 31%. Pero esa no es la mejor noticia que Grifols está dando a los accionistas y es que la compañía cotiza en el nivel más alto desde que salió a bolsa hace dos años. El potencial de crecimiento de Grifols debido a su apuesta por el negocio del plasma convierte a este valor en uno de los más atractivos para la inversión a largo plazo, según los expertos.

Previsiones poco halagüeñas

La segunda mitad del año se presenta complicada para las Bolsas. "El resurgimiento de la inflación y sus implicaciones sobre tipos, crecimiento y empleo, vuelven a dibujar un escenario complejo justo cuando este comenzaba simplificarse al ir superándose la crisis del crédito", explican los expertos de Bankinter en un informe.

"El peor posicionamiento de la economía para los próximos trimestres pueden condicionar negativamente las perspectivas que desde España tengamos sobre las bolsas", añaden los expertos.

Por su parte, âscar Germades, analista de Cortal Consors, cree que la política monetaria será "dañina" para "las Bolsas si el BCE se decanta por subir los tipos para combatir la inflación, en contra del crecimiento económico".

Los resultados empresariales -que empezarán a reflejar menores incrementos, sobre todo en EE UU- y la evolución del precio del crudo -que hoy ha registrado nuevas cotas récords- marcarán la evolución de los principales índices bursátiles. A pesar del panorama poco halagüeño que se presenta, Bankinter cree que "en los niveles actuales los multiplicadores pueden interpretarse como una oportunidad siempre que la economía global no entre en recesión, cosa que pensamos no tendrá lugar".

A pesar de todo, la prudencia y la cautela parecen ser las recomendaciones de los expertos para todos aquellos que decidan apostar por la Bolsa en la segunda mitad del año. "El verano o algún momento no muy posterior podría representar el punto de inflexión, aunque no debe tener como desenlace un rebote, sino tal vez una fase de consolidación", concluye Bankinter.